Destinos Mallorca

Guía de viaje para exprimir Mallorca en 4 días

Este verano hemos aprovechado para viajar a Mallorca 4 días y podemos decir que hemos exprimido la isla al máximo.

Cuando decíamos a nuestros amigos extranjeros que siendo españoles nunca habíamos pisado las Islas Baleares nos miraban como si hubiésemos cometido un delito. 😂

La imagen que tenía en mi cabeza cuando alguien me hablaba de viajar a Mallorca era la del turismo de borrachera, los macro-resorts en primera línea de playa y esa leyenda urbana de que en los comercios solo hablan alemán.

Lo reconozco, la culpa es mía por no haberme informado ni puesto interés. La verdad es que ahora entiendo la extrañeza de nuestros amigos y me da mucha pena haber infravalorado tanto este paraíso.

Decidimos viajar a Mallorca buscando un sitio para desconectar. Encontramos unos vuelos casi regalados y decidimos darle una oportunidad.

Eso sí, nos encargamos de buscar un buen hotel en el que refugiarnos pensando que la masificación de las playas nos iba a agobiar. Aunque casi no lo hemos pisado, más adelante os cuento por qué pensamos que esta decisión no ha sido un error.

Índice

Tiempo en Mallorca – Mejor época para viajar

Nosotros fuimos a Mallorca la primera semana de septiembre y podemos decir que en estas fechas todavía hace mucho calor y se puede disfrutar bien de la playa.

Los días previos a nuestra llegada, las previsiones para la isla estaban en alerta naranja por tormenta y parecía que nuestro primer día iba a estar pasado por agua. Sin embargo, nos hizo un día de bastante sol y calor, así que tampoco se puede dar nada por hecho en esta época.

Lo que sí suponemos por nuestra experiencia es que los meses de junio y septiembre son los más agradables para disfrutar la isla ya que todavía hace calor para bañarse en el mar y hay mucha menos gente que en julio y agosto.

Para hacer turismo y conocer los pueblos y rincones de la isla el invierno nos parece la mejor opción ya que las temperaturas de la isla no suelen bajar de los 10 grados, aunque hay que tener en cuenta que enero y febrero son los meses de lluvia por excelencia.

Aunque no podemos hablar por experiencia, suponemos que los meses de primavera serán los ideales para disfrutar de días de sol sin un calor agobiante, aprovechar para visitar las playas más conocidas sin grandes aglomeraciones y hacer rutas de senderismo que desemboquen en calas escondidas.

 Seguro para viajar a Mallorca

Antes de la pandemia, cuando hacíamos viajes por España ni nos planteábamos la necesidad de contratar un seguro de viajes. Sin embargo, pensamos que ahora sí que conviene cogerlo, especialmente si viajamos en avión, como es el caso de los viajes a las islas. En nuestro caso aún más, ya que encima nuestro país de residencia no es España.

Los seguros de viaje se han puesto las pilas y han visto la necesidad de ofrecer coberturas COVID para que podamos viajar con total tranquilidad.

descuento seguro viajes

Es el caso de los seguros de viaje Mondo, en los que nosotros confíamos siempre que incluyen coberturas como gastos derivados por prolongación de estancia en caso de que nos tengamos que poner en cuarentena durante el viaje, traslados sanitarios si el regreso a casa se afectado, y la cancelación en caso de que nosotros o algún familiar se contagie o tengamos que ponernos en cuarentena antes de empezar el viaje.

En los viajes nacionales los precios de los seguros de viajes suelen ser bastante bajos para todo lo que ofrecen en estos tiempos tan inciertos. Además, por ser lector del blog tenéis 5% de descuento en vuestro seguro si reserváis desde este enlace.

¿Cómo llegar a Mallorca?

La isla de Mallorca se encuentra ubicada en el mar Mediterráneo justo enfrente de la costa de Valencia y es la más grande de las Islas Baleares. Su capital es Palma de Mallorca (no confundir con Las Palmas de Gran Canaria ni con la isla de La Palma).

 Avión a Mallorca

La forma más común de llegar a Mallorca es en avión. Las compañías más importantes (Iberia, Ryanair, Vueling…) cuentan con vuelos a esta isla, ya que se trata del tercer aeropuerto más importante de España y casi 30 millones de personas transitan anualmente por él.

Destacar que, al menos la compañía con la que nosotros volábamos (Wizz Air), no ofrecía la opción de llevar la tarjeta de embarque en el móvil y había que pasar sí o sí por el mostrador de facturación para que te la imprimieran.

Esto nos llevó bastante rato porque además había bastante gente en nuestro vuelo, no sabemos si también pasará con otras compañías pero conviene tenerlo en cuenta para llegar con tiempo al aeopuerto.

El aeropuerto de Palma de Mallorca (PMI) está muy cerca de la capital, apenas a 8 kilómetros, y su conexión con el centro está muy bien organizada mediante el autobús de la línea 1 que llega tanto al centro como al puerto, aunque el precio nos parece un poco elevado (5€).

También hay autobuses que conectan con otras zonas de la isla como Magaluf (línea A11), Alcudia (línea A32), Manacor (línea A42) y la zona sur de Santanyí (línea A51).

En nuestro caso, recogimos nuestro coche de alquiler en el aeropuerto y no tuvimos necesidad de usar el transporte público.

Traslados desde el aeropuerto de Mallorca
Si no queréis complicaros la vida podéis contratar un traslado privado que os lleve desde el aeropuerto hasta vuestro hotel

Barco a Mallorca

Llegar a Mallorca en barco también es una de las opciones más comunes, especialmente entre el turismo nacional. Empresas como Balearia, ofrecen conexiones de ferry entre la península y la isla de Mallorca.

Aunque los trayectos son más largos que en avión, el ferry a Mallorca ofrece algunas ventajas como que se puede llevar nuestro propio vehículo (también camper, caravanas, motos y bicicletas), no hay límite de equipaje y se puede elegir la opción de ir en camarote para descansar.

  • Desde Barcelona: la duración del trayecto es de 6h y media y el precio ronda los 100€ aunque baja considerablemente en los trayectos nocturnos. Tenéis que tener en cuenta que el puerto de llegada no es Palma de Mallorca, sino el puerto de Alcudia.
  • Desde Dénia: tiene una duración aproximada de 5h el precio también ronda los 100€ y baja considerablemente en las salidas de noche. En este caso, la llegada sí que es a Palma de Mallorca.
  • Desde Valencia: la duración es un poco más larga y el precio es similar a los anteriores. El ferry de Valencia también llega al puerto de Palma.

Además, Mallorca también está conectada por ferry con otras islas como Ibiza, Menorca y Formentera.

 

Transporte en Mallorca: cómo moverse por la isla

Mallorca es una isla muy completa y tiene mucho que ver, por lo que os aconsejamos no acomodaros en un sitio y tratar de buscar la opción que más os convenga para poder moveros por ella y descubrir hasta el último rincón.

Coche de alquiler en Mallorca

En nuestro caso, optamos por coger un coche de alquiler con la compañía Wiber Rent a Car, ya que nos habían hablado muy bien de ella y sin duda fue un acierto.

alquiler-coche-mallorca

Es la segunda vez que reservamos con esta compañía. La primera vez reservamos un coche en la sucursal de Alicante justo antes del confinamiento y por motivos obvios tuvimos que cancelar el viaje. No tuvimos ningún problema en cancelar nuestra reserva y eso ya nos ganó puntos.

Esta vez hemos cogido la tarifa “All inclusive”, lo cual nos ha dado bastante tranquilidad teniendo en cuenta las carreteras tan complicadas por las que nos hemos metido con el coche de alquiler. 

Además, no exigen dejar ningún depósito y recogimos el coche con “Contactless”, es decir que cuando llegamos pusimos el QR que nos mandaron en un buzón, recogimos las llaves del coche y no tuvimos que esperar ni hacer colas.

Por poner una pega, diremos que la sucursal está a las afueras del aeropuerto aunque cuentan con un autobús de cortesía que funciona bastante bien. Si tenéis el vuelo de vuelta un día de bastante ajetreo como nos pasó a nosotros os recomendamos llegar con tiempo ya que ese día había bastante gente devolviendo el coche y además encontramos tráfico a la entrada del aeropuerto.

Transporte público en Mallorca

La opción de moverse en Mallorca con transporte público no la conocemos y no podemos hablar desde nuestra experiencia. Pero por la información que buscamos antes de viajar, pensamos que la opción más cómoda y flexible de conocer la isla es en coche de alquiler ya que los autobuses tienen bastante paradas intermedias y los horarios son relativamente limitados.

 

 

¿Dónde dormir en Mallorca?

Como os contaba antes, decidimos viajar a Mallorca por el único hecho de descansar y desconectar, sin intención de visitar mucho. Así que buscamos un hotel que tuviese todas las comodidades y la playa cerca.

 Las Gaviotas Suites Hotel

Buscando en Booking nos encontramos una oferta en el hotel Las Gaviotas Suites Hotel, que prometía tranquilidad y apenas a dos minutos andando a Playa de Muro. Esto jugó una ventaja importante porque bajamos a ver el amanecer y es simplemente espectacular.

El precio del hotel estaba por encima de la media en Mallorca, pero por debajo de lo que había en la zona de Alcudia.

Nosotros estamos contentos de haberlo elegido aunque no aprovechamos mucho las instalaciones porque estábamos por ahí siempre. Para nosotros es muy importante destacar que las camas y las almohadas eran muy cómodas y cuando llegamos reventados de andar agradecíamos poder descansar del tirón. Así que solo por eso ya merecía la pena.

El hotel está muy bien, especialmente destacar el buffet del desayuno que era de los más completos que hemos visto. Ensaimadas, mermeladas caseras, un chico haciendo tortitas y huevos, churros… y una cosa que nos dejó alucinados que eran aritos de cebolla para desayunar.

Además, cuenta con dos piscinas muy grandes, una tipo olímpica que solo pueden usar los adultos para nadar.

Además, también tiene una pequeña zona de spa gratuita para los clientes, que por el COVID hay que reservar y solo se permite una hora al día por habitación. Nosotros aprovechamos el último día y para estar incluido en el precio no está mal.

Un par de veces pedimos el desayuno para llevar y nos los tenían preparado en la recepción cuando bajábamos por la mañana con fruta, bollitos y sandwiches. 

 Zonas para alojarse en Mallorca

Nos habían recomendado alojarnos en la zona de Alcudia porque es más tranquila, y aunque había bastante turismo extranjero, la mayoría eran parejas y familias. En casi todos los restaurantes que probamos en la zona siempre había gente local de la isla.

→ Ver hoteles en la zona de Alcudia

La zona sur de la isla nos parece la más práctica para alojarse si queréis recorrer las calas, pero los hoteles y alojamientos si que nos parecían muy enfocados para el turismo extranjero, con macro-resorts de todo incluido.

→ Ver hoteles en el sur de Mallorca

La zona norte nos parece más apropiada para los que busquéis hacer rutas de senderismo o aprovechar para un turismo más tipo rural. 

→ Ver hoteles en el norte de Mallorca

Y la verdad es que Palma de Mallorca es un buen punto de partida para cualquier excursión o visita porque las autovías y carreteras principales parten de ahí, pero a nosotros no nos ofrecía la tranquilidad que estábamos buscando.

→ Ver hoteles en Palma de Mallorca

En realidad, en Mallorca las distancias en la isla son relativamente cortas y cualquier zona puede estar bien para alojarse, pero si no vais con intención de fiesta y aglomeraciones tratad de evitar zonas como Magaluf. En esto no os podemos contar nuestra experiencia porque huíamos de este turismo a toda costa y ni si quiera pasamos por ahí.

¿Qué hacer en Mallorca?

Mallorca es uno de los destinos más completos que hemos visitado. Dependiendo del número de días que vayáis podéis dividiros los días en función del tipo de planes que queráis hacer, o por zonas como hicimos nosotros.

Nosotros solo teníamos 4 días para conocer Mallorca así que nos reservamos un día para los pueblos del norte, otro para las calas del sur, otro para la zona noreste de Alcudia y el último para conocer Palma de Mallorca antes de volar.

Nos las apañamos bastante bien para poder ver tantas cosas y disfrutar de ellas, porque no íbamos corriendo tampoco. Sin embargo, la clave para llegar a todo estuvo especialmente en pegarnos buenos madrugones. Esto nos permitió ver los sitios más turísticos sin apenas gente (especialmente Calò des Moro que nos parece la más problemática).

La mayoría de los días a las 7 de la mañana ya estábamos en el coche. En el hotel pedíamos el desayuno para llevar y nos preparaban unas cajas de picnic con frutas, sándwiches y algún bollito que nos íbamos comienod por el camino.

La mayoría de los trayectos son bastante cortos entre un punto y otro, lo único que os puede dar problemas es a la hora de aparcar. A excepción de Cala Deià, no tuvimos problema prácticamente en ningún sitio para dejar el coche.

Excursiones, Actividades y Visitas guiadas en Mallorca

Si quieres llevar tu viaje planificado, aquí os dejamos un resumen de excursiones y actividades que podéis hacer en Mallorca:

 

 Nuestro itinerario de 4 días en Mallorca

  • Día 0: Llegada a Mallorca

Aterrizaje en Palma de Mallorca – Recoger coche de alquiler – Comprar cosas de snorkel en Decathlon Marratxí – Cena en Playa de Muro

  • Día 1: Sierra Tramuntana (Norte)

Sa Calobra – Cala Tuent – Torrent de Pareis – Fornalutx – Sóller – Comer en Puerto de Sóller – Cala Deia – Deia – Valldemossa – Vuelta al hotel

  • Día 2: Ruta de Calas (Sur)

Caló des Moro – Cala S’Alumnia – Cala Llombards – Cala S’Amarador – Cala Mondragó – Calò des Borgit – Cala Pi – Atardecer en Ses Covetes – Es Trenc – Vuelta al hotel

  • Día 3: Bahía de Alcudia (Noreste)

Excursión Platja des Coll Baix – Playa de Muro – Atardecer en Talaia d’Albertcutx – Alcudia

  • Día 4: Palma de Mallorca – Vuelta a casa

Amanecer en Playa de Muro – Relax en el hotel – Palma de Mallorca (castillo de bellver, catedral, palacio de la Almudaina, Jardines s’hort del Rei, Ayuntamiento, Lonja, Baluarte de San Pedro).

Mapa de nuestro itinerario

Montañas de Mallorca

 Sierra Tramuntana

La Sierra Tramuntana, ubicada en el norte de la isla, fue considerada Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2011.

Cuenta con casi 90 kilómetros de largo y más de 1.000 metros de altitud. Aquí se encuentran unos pueblos muy bonitos que merece la pena visitar, así como rutas de senderismo y otras actividades.

Serres de Llevant

Un poco más desconocida para los senderistas, Mallorca también cuenta con las Serres de Llevant, en la zona este de la isla. Su cota más alta se encuentra en el Puig Morei, a 561 metros de altitud, en las montañas de Artà.

Hay caminos preparados para subir y ofrece unas vistas impresionantes de la Bahía de Alcudia. Lamentablemente nosotros nos quedamos sin tiempo para hacerlo, pero nos lo guardamos para la próxima.

Mejores calas de Mallorca

Caló des Moro

Si hablamos de las mejores calas de Mallorca, esta es la joya de la corona y tenemos que reconocer que tiene su fama bien merecida.

Su color del agua es de un azul turquesa imposible y la arena blanca hace que parezca el verdadero paraíso. Creo que es la primera imagen que se nos viene a la cabeza si pensamos en Mallorca.

Sin embargo, la visita a Caló des Moro puede no ser todo lo idílica que esperáis si no os decidís a madrugar (y madrugar mucho!).

Nosotros llegamos a las 8 de la mañana y en nuestra opinión es la hora límite 😅. Pudimos hacernos un hueco y darnos un chapuzón, pero a esa hora ya no estábamos solos ni mucho menos.

 

El acceso a Caló des Moro tiene el aforo limitado y estas últimas semanas se han anunciado hasta 3 horas de cola para poder entrar a ella, así que si no estáis dispuestos a madrugar lo mejor es que la descartéis del itinerario.

El día que fuimos nosotros (y ya era septiembre) a las 10 de la mañana no cabía un alfiler.

 Cala s’Almunia

Apenas 5 minutos andando por un pequeño sendero separan Caló des Moro de esta otra joyita.

Cala s’Almunia es mundialmente conocida por el embarcadero que el mar ha tallado sobre las rocas y las pequeñas casitas que se han construido alrededor.

Esta zona es privada y aunque hemos visto fotos de gente sentada en el embarcadero el día que fuimos nosotros no había nadie bañándose en este lado. 

Es en el lado opuesto hay una pequeña calita de arena y donde la gente estaba estaba dejando sus cosas y se estaba bañando.

Cala Llombards

La Cala Llombards está muy bien preparada para pasar tiempo en ella, ya que cuenta con hamacas, sombrillas y chiringuito para comer.

Habíamos leído que tenía un parking muy pequeño, así que decidimos ir andando desde Cala S’Almunia. Tardamos casi media hora andando.

El paseo que nos indicaba Google Maps se hace bastante pesado si hace calor ya que va por una zona de urbanizaciones bastante desolada y sin nada interesante que ver.

La Cala se encuentra rodeada de pasarelas que suben por los acantilados y que ofrecen unas vistas espectaculares.

También resaltar que nos pareció más chula la zona de rocas para bañarse que la de arena, que incluso contaba con escaleritas para salir del agua tipo piscina.

Cala S’Amarador

Aunque siempre aparece de las primeras en las listas de mejores calas de Mallorca, nosotros tuvimos muy mala suerte en Cala S’Amarador por culpa de las mareas y no nos hemos llevado un buen recuerdo 😔.

cala-samarador

Habíamos visto fotos de una playa vírgen, con agua azul turquesa y arena blanca, pero nosotros nos la encontramos bastante revuelta y llena de algas, que encima provocaban un desagradable olor.

Además, el parking solo tiene opción de pagar el día completo (6€), y nosotros solo queríamos quedarnos un ratito para verla. Eso sí, tiene huecos de sobra y no tuvimos problemas para aparcar.

La playa está bien preparada con hamacas, sombrillas, socorristas y chiringuito, así que nos parece una buena opción para ir en familia.

Cala Mondragó

A tan solo 5 minutos andando desde Cala S’Amarador se encuentra Cala Mondragó, una de las mejores playas vírgenes de la isla que fue declarada parque natural en 1992 para poder protegerla. Aún así, ofrece servicio de hamacas, sombrillas y dos restaurantes.

El día que nosotros fuimos estaba un poco más limpia que la Cala S’Amarador, así que toda la gente se está desplazando hasta ella para bañarse y estaba bastante abarrotada así que tampoco nos apeteció mucho quedarnos.

Caló des Borgit

Un poco más adelante, caminando 15 minutos desde Cala Mondragó, se encuentra la vecina Caló d’es Burgit.

Esta es la más pequeña de las tres calas y la que se conserva en su estado más natural, ya que no ofrece ningún tipo de servicio y al estar más retirada del parking se encuentra menos masificada.

Es la que más nos gustó de las que vimos en el Parque Natural de Mondragó, pero también se veía el mar bastante revuelto y lleno de algas así que desistimos y nos dimos la vuelta para seguir con nuestra ruta de calas.

Cala Pi

Cala Pi no estaba incluida en nuestra ruta de calas, pero empezamos a ver que esta zona estaba más libre de algas y decidimos acercarnos para conocerla.

La verdad es que esta playa nos encantó porque es lo suficientemente grande para que la gente no tenga que estar tan apiñada y tiene un ambiente muy tranquilo, por lo que nos parece la opción ideal para terminar el día.

Eso sí, hay que tener en cuenta que en esta cala los acantilados que la rodean alcanzan los 30 metros de altitud y empieza a dar la sombra bastante antes que en el resto de playas.

Lo mejor de esta cala es su famoso mirador, que además de que os va a quedar una foto de lo más “instagrameable”, podréis disfrutar de unas vistas de la cala espectaculares.

Cala Tuent

En el norte de la isla, en medio de la Sierra de Tramuntana y al final de la carretera de Sa Calobra se encuentra esta pequeña cala, que aún se conserva virgen. Para llegar tenéis que coger una bifurcación un poco antes de llegar a la Cala Sa Calobra.

La magia de esta cala está en ir viéndola desde lejos por la carretera, pero sin duda merece la pena bajar hasta ella, ya que se encuentra en un paraje increíble y está muy poco frecuentada.

La playa es de piedras y guijarros y se encuentra rodeada por las montañas más altas de la isla y un extenso pinar.

Cala Sa Calobra

Para llegar tenéis que recorrer la carretera de Sa Calobra (MA-2141 – “la culebra”, nombrada así por sus curvas) al final encontraréis el parking.

La Cala Sa Calobra cuenta con un espacio muy reducido para bañarse, ya que la playa en sí cuenta con apenas 30 metros de largo.

Además, está rodeada por un pequeño poblado y un par de restaurantes que aunque le dan un encanto especial hace que quede poco espacio para ponerse en la arena, especialmente los días de mucha actividad.

Sin embargo, no podéis dejar de bajar a verla porque el entorno es espectacular.

Torrent de Pareis

Después de hacer la foto en la Cala Sa Calobra, tenéis que seguir por el sendero que hay hasta ver un túnel que hay excavado en la piedra y cruzar por él.

Al salir del túnel nos encontraremos el famosísimo cañón del Torrent de Pareis, considerado como Monumento Natural desde el 2003. Os recomendamos madrugar, porque nosotros llegamos a primera hora y estuvimos solos bastante rato.

El lugar es espectacular, ya que ha sido formado por la acción de un torrente de agua que ha ido excavando este desfiladero de rocas de más de 200 metros de altitud en su paso de camino hacia el mar durante miles de años.

Cala Deià

Esta cala fue una pequeña decepción, aunque se juntaron muchos factores y seguro que le damos una segunda oportunidad en el futuro.

El primero es el parking que es muy pequeño para la cantidad de gente que asume la cala y casi nunca hay hueco. Nosotros tuvimos un golpe de suerte porque casi cuando habíamos desistido se iba una familia.

Además, el agua estaba muy revuelta y llena de algas, así que la imagen de aguas turquesas que habíamos visto en las fotos no se parecía mucho.

Lo último a destacar es que la playa es de rocas, lo que hace que sentarse sea bastante incómodo y al estar llena de gente nos costó un poco hacernos con un hueco en ella.

Eso sí, tiene un restaurante que debe ofrecer unas vistas espectaculares de la cala y nos han dicho que la comida está bastante buena, así que si venís a comer sí consideramos que merece la pena acercarse a ella. Nosotros veníamos de comer en Sóller, así que no lo probamos aunque nos quedamos con las ganas.

Playas grandes en Mallorca

Es Trenc

En Es Trenc no estuvimos mucho rato, simplemente nos asomamos a verla después de ver la puesta de sol en Ses Covetes y nos pareció muy bonita.

La playa es larguísima, de arena blanquísima y finísima. Nos pareció el plan perfecto para los que quieran descansar sin grandes aglomeraciones. A pesar de que había mucha gente se notaba que no era algo tan excesivo como el ambiente en las calas.

Su costa se extiende a lo largo de 2 kilómetros y cuenta con todo tipo de servicios: bares, hamacas, sombrillas, baños públicos… etc. perfecta para un plan mucho más familiar.

Playa de Muro

La Playa de Muro es la playa más larga de Mallorca con 7 kilómetros de extensión.

También nos pareció perfecta para descansar ya que al ser tan grande puedes hacerte con tu propio espacio fácilmente. Además que encontrar aparcamiento es bastante sencillo y está rodeada de restaurantes de muchísima calidad.

Pero si hay algo que nos ha enamorado completamente en este viaje ha sido ver el amanecer desde el muelle de madera de Playa de Muro.

Eso sí, no os recomendamos ir en domingo ya que a nosotros nos tocó compartir ese momento tan mágico con un montón de chavales que venían de fiesta antes de volver a casa a dormir. 😅

Mareas en Mallorca

Nuestro viaje a Mallorca de 4 días lo hicimos justo después de un temporal de lluvia que azotó a toda España.

Esto hizo que el mar estuviese bastante revuelto y la mayoría de playas que íbamos visitando estuvieran llenas de algas y con un aspecto que no se parecía mucho al de las fotos que habíamos visto.

Entonces, nos recomendaron esta página web que ofrece información sobre las condiciones del mar con predicciones para las próximas 48 horas. Lo ideal es que la zona a la que queráis ir esté en azul clarito.

Nosotros nos fiamos de esta página y cambiamos nuestra ruta de calas sobre la marcha y tenemos que decir que acertó bastante.

 

 

Rutas de senderismo en Mallorca

Es Coll Baix

Si queréis alejaros de las multitudes y disfrutar de una paradisiaca playa solitaria y vírgen tenéis que visitar Es Coll Baix, una de las mejores playas que hemos visto en nuestro viaje Mallorca.

Ya os avisamos que el acceso a Es Coll Baix no es fácil. Empezando por la carretera que es de doble sentido y apenas cabe un coche. Además el tramo final está sin asfaltar, por lo que tenéis que tener un poco de precaución hasta llegar al párking.

La caminata hasta la playa lleva una media hora por un sendero que atraviesa un pinar y es relativamente sencillo. El problema es que en el último tramo se acaba el camino y hay que continuar por una zona de rocas un poco complicada durante otros 10 minutos.

Aunque ya se sabe que esto va en la precaución de cada uno, os diremos que vimos algunas familias darse la vuelta porque se habían presentado en chanclas y no se atrevían a cruzar. Por otro lado, también había gente que se notaba que conocían de sobra el camino y pasaban cargados con sombrillas y neveras tranquilamente.

Nuestra recomendación es que si vais por primera vez, independientemente de vuestra forma física, vayáis bien preparados con buen calzado y agua fresquita, porque allí no hay nada para poder comprar.

Atardeceres en Mallorca

Ses Covetes

Ya sea porque habéis pasado la tarde en Es Trenc o simplemente os apetece ver la puesta de sol en una playa de Mallorca, os recomendamos acercaros a la vecina playa de Ses Covetes.

Esta playa de arena blanquísima nos pareció que tenía un encanto especial al atardecer, porque no está nada masificada y cuenta con un chiringuito (s’Embat) donde tomar algo mientras termina de caer el sol.

Talaia d’Albertcutx

La Talaia d’Albertcutx es una torre de vigilancia construida entre los siglos XVI y XVII, con el objetivo de defender la bahía de Pollença de los barcos piratas tan frecuentes en aquella época en las costas del mar Mediterráneo.

Esta atalaya, se encuentra ubicada a 380 metros de altitud sobre el nivel del mar, por lo que ofrece unas vistas impresionantes de todo el litoral y un atardecer de película.

A los pies de la torre hay un aparcamiento gratuito que se puede quedar corto a la hora de la puesta de sol, por lo que toda la gente va aparcando en el arcén de la carretera que sube hasta la Talaia d’Albertcutx.

Una vez allí, ya podéis disfrutar las vistas, pero si estáis en buena forma física y no tenéis mucho vértigo os recomendamos subir a lo alto de la torre para disfrutar del atardecer. La subida se hace en dos partes por unas escaleras de hierro un poco complicadas. En la primera parte accederemos al interior de la torre y en el segundo tramo ya llegaremos a lo alto.

Pueblos qué ver en Mallorca

Fornalutx

Fornalutx es uno de los pueblos más bonitos de España. Y no sólo lo decimos nosotros (que también).

La prestigiosa revista National Geographic lo incluyó en su lista de “Los 100 pueblos más bonitos de España” en el año 2017, convirtiéndose en el primer pueblo de Mallorca en formar parte de esta exclusiva selección.

El pueblo se encuentra en la Sierra Tramuntana. Es bastante pequeño y no se necesita mucho tiempo para verlo, aunque sin duda merece la pena la parada.

Lo mejor es perderse por sus callecitas y para ver sus casas de piedra con la puerta pintada de verde que contrasta con el color del empedrado a la perfección.

El corazón del pueblo es la Plaza de España donde se reúnen vecinos y turistas en las terrazas de los bares. Aquí también se encuentra la Iglesia que data del siglo XIII.

Por último, no os podéis ir de Fornalutx sin haceros la foto en la escalera del Carrer Metge Mayol, el punto más “instagrameable” del pueblo.

Sóller – Puerto Sóller

Sóller es el centro comercial de la Sierra Tramuntana y se nota nada más llegar. Cuenta con avenidas mucho más amplias que sus pueblos vecinos, mucha más oferta gastronómica y numerosas tiendas.

También se nota un ambiente diferente en su arquitectura ya que hay bastantes edificios modernistas que contrastan con el encanto medieval de los otros pueblos de alrededor.

En la Plaza de la Constitución encontramos la Iglesia de Sant Bartomeu, cuya fachada ilustró la portada del libro “Un mundo sin fin” de Ken Follet.

Aunque si por algo es conocido este pueblo, sin duda es por su emblemático ferrocarril. Desde Palma de Mallorca se puede llegar hasta Sóller en un tren que se conserva perfectamente a pesar de tener más de un siglo de antigüedad.

Además, también hay un antiguo tranvía que llega hasta el Puerto de Sóller, ubicado a tan solo 3 kilómetros del centro. La zona del puerto es muy bonita y tiene una playa bastante larga. Nosotros nos acercamos para comer en el Restaurante Es Canyis.

A pesar de que Sóller es famoso por las grandes plantaciones de naranjos que lo rodean, el pueblo no recibe el apodo de “Valle del Oro” por la fruta sino por su conocido aceite de oliva.

Valldemossa

Valldemossa es otro de los pueblos más conocidos de la Serra de Tramuntana, ubicado en un valle rodeado de montañas que lo hacen un enclave único en la isla.

En vuestra visita no os podéis perder su antiguo monasterio (la Cartuja de Valldemossa), donde han vivido grandes personalidades de la historia como el compositor Chopin, de quién encontraréis un busto en los Jardines del Rey Juan Carlos.

Además, en Valldemossa también nos asomamos a su Mirador de Miranda Miranda des Lledoners, ubicado en pleno centro histórico del pueblo y que ofrece unas maravillosas vistas del paisaje.

Antes de marcharos no olvidéis comprar la famosa coca de patata, un bollito típico de la zona que nos encantó porque es muy dulce y esponjoso. Nosotros las compramos en esta pastelería y estaban increíbles.

 Deià

A veces nos pasa que uno de los puntos que no teníamos incluidos en nuestra ruta de pronto nos pilla de sorpresa y se convierte en nuestro favorito.

Paramos en Deià de casualidad porque íbamos bien de tiempo y desde el primer momento nos pareció el pueblo más bonito de la Sierra de Tramuntana.

Pasear por el pueblo de calles empedradas fue un auténtico placer, porque este pueblo no está tan masificado de turistas como los anteriores. Os recomendamos subir hasta el cementerio del pueblo, que ofrece unas vistas maravillosas del mar.

Aunque para nosotros la guinda del pastel en Deià la ponen sus miradores. La mayoría de la gente los ve nada más llegar, porque desde el parking de la entrada comienzan las pasarelas que rodean el pueblo y ofrecen unas vistas panorámicas impresionantes. Nosotros las dejamos para el final y nos fuimos con un super buen sabor de boca.

deia-mirador

Alcudia

Alcudia es otro de los pueblos que más nos ha gustado de Mallorca y, además de su encanto, es de los que más historia tiene ya que ha sido habitada por fenicios, griegos, romanos, etc. e incluso llegó a ser la capital de la isla.

Lo mejor que podéis hacer es perderos por sus callejuelas repletas de restaurantes, terrazas, tiendas de artesanía… porque es de los sitios con más ambiente de Mallorca. O también contratar un freetour por Alcudia. 

En Alcudia no tardaréis en daros cuenta que el centro histórico está completamente rodeado por una muralla del siglo XIV perfectamente conservada. Se puede subir para disfrutar de unas buenas vistas de la ciudad.

Cultura e Historia 

Palma de Mallorca 

El último día, aprovechamos que el avión salía por la tarde para pasar la mañana y comer en Palma de Mallorca, una ciudad llena de historia por su estratégica situación el Mar Mediterráneo.

Palma es conocida como la “Perla del Mediterráneo” y bien merece un post a parte. Aunque su símbolo más famoso es su Catedral, construida hace siete siglos y de estilo gótico, pasó a ocupar el lugar que tenía la antigua mezquita. Sin duda uno de los rincones más especiales de la isla y hay que verla en persona para entender lo impresionantes que es.

 

Además, también sacamos tiempo para conocer el Castillo de Bellver, construido en el año 1300 y famoso por tener una forma circular. Además de residencia real, este castillo también ha sido una fortaleza defensiva, una prisión militar y una fábrica de moneda.

 

Cuevas en Mallorca

Por falta de tiempo, nosotros decidimos dejar las cuevas para el próximo viaje. Las comparaciones son odiosas, pero veníamos de ver cuevas en Eslovenia que nos habían dejado con la boca abierta y el cuerpo nos pedía un poquito más de playa.

Eso sí, nos llevamos la lista de las que nos quedan pendientes.

¿Dónde comer en Mallorca? 

Figueret – Playa de Muro 

En nuestro primer día estábamos buscando un sitio para cenar y nos topamos con el restaurante Figueret, que se encuentra en la zona de Playa de Muro. El local es muy bonito y la comida estaba buenísima. Nosotros pedimos bacalao gratinado con alioli, sobrasada y miel; solomillo de cerdo con gamas al ajillo y de postre pudding de ensaimada.

 Es Canyis – Puerto Sóller

En el Puerto de Sóller hicimos la parada para comer en el restaurante Es Canyis, donde probamos el Carpaccio de Pulpo; Arroz negro y su postre de la casa más conocido como Isla flotante. Nos gustó mucho y nos llamó la atención sobre todo que la mayoría de la gente era local.

El castillo del bosque

En la Carretera Felanitx, la que hay que coger para ir a la mayoría de calas más conocidas, comimos en el Restaurante El Castillo del Bosque. Aquí comimos Gambas salteadas con Foie y balsámico; Solomillo gratinado de queso y sobrasada; Calamar a la plancha y de postre Gató con helado de almendras. A pesar de que parece un restaurante de carretera, se come muy bien y merece la pena parar para recargar energías entre cala y cala.

Los patos – Playa de Muro 

Este restaurante es de nuestro favoritos en la isla. Nos lo recomendó una seguidora por Instagram y fue un acierto. Comimos Croquetas de sepia;  Paella de pescado y marisco; y de postre Brownie con chocolate blanco. Además el trato fue excelente.

Fervor – Palma de Mallorca

Sin duda otra de las recomendaciones más top que nos habéis hecho. Un local que mezcla la comida tradicional con toques modernos. Pedimos taco coreano de gambas, pata de pulpo y canelón de rabo de buey. Un acierto para ponerle el broche final al viaje.

Turismo responsable en Mallorca

Este apartado no deberíamos ni mencionarlo, pero una de las cosas que peor llevamos en los viajes es ver cómo la gente no cuida nada del patrimonio que es de todos.

En muchas áreas de Mallorca, especialmente en las playas más conocidas, encontramos bastantes residuos, colillas, etc. y no nos queremos ni imaginar como estarán las zonas relacionadas con el turismo de fiesta.

Sabemos que Mallorca es una isla muy masificada, que acapara ingentes cantidades de gente en verano. Pero si queremos seguir disfrutando de este paraíso es deber de todos que el impacto del turismo sea mínimo, es decir que no se note que hemos pasado por allí.

Asimismo, hay pequeños gestos que podemos hacer para mejorar nuestra forma de hacer turismo en Mallorca como utilizar cremas solares con ingredientes biodegradables que no sean tóxicos para la fauna marina (que en el Mediterráneo ya sufre bastante).

Hacer la maleta para viajar a Mallorca – Imprescindibles

El viaje a Mallorca para nosotros ha sido de lo más completo (playa, montaña, visitas culturales, rutas de senderismo, etc.), así que hacer la maleta no ha sido nada fácil.

En nuestro post de recomendaciones sobre cómo hacer la maleta perfecta tenéis la lista completa de todo lo que nosotros llevamos en la maleta.

Sin embargo, sí que hay tres cosas que me parecen imprescindibles en un viaje a Mallorca:

  • Escarpines. Muchas playas de Mallorca, como Cala Deià, son de piedras y rocas, así que para disfrutar plenamente os recomendamos que no os olvidéis de echarlos.
  • Deportivas. Si pensáis hacer excursiones, como la de Es Coll Baix, no olvidéis calzado cómodo ya que algunas rutas son un poco complicadas y no conviene hacerlas en chanclas.
  • Toalla de microfirbra. Tanto si tenemos que bañarnos en alguna playa como si llueve y acabamos chorreando. Siempre está bien llevarlas encima y no pesan 🙂

Para quitar peso a la maleta, nosotros nos acercamos al Decathlon de Palma de Mallorca cuando llegamos para comprar el equipo de snorkel. Las gafas y el tubo nos costaron 10€.

También sabemos que hay gente que compra sombrillas y luego las deja en el maletero del coche de alquiler o en el hotel para el siguiente. A nosotros no nos hizo falta, pero que conozcáis esta opción 🙂

 

¿Te ayudamos a organizar tu viaje? 

   Encuentra las mejores ofertas de vuelos 

   Aprovecha nuestro descuento de 50€ en Airbnb

   5% de descuento en tu seguro de viajes (con cobertura COVID-19) 

   Reserva las mejores actividades y excursiones 

   Inspírate con nuestro equipo fotográfico

   Revisa nuestras recomendaciones para hacer la maleta perfecta  

   No te olvides de buscar el cuaderno de viaje de tu destino

 

 

 

También te puede gustar...