Croacia Destinos

Dos días en la isla de Hvar, la isla con más historia de Croacia

En el año 2005, la revista de viajes Traveller incluyó la isla de Hvar entre las 10 más bellas del mundo y en Lonely Planet la declararon el destino más deseado. ¡Con estas referencias no podíamos perder la oportunidad!

La isla de Hvar es la única que visitamos en nuestro viaje a Croacia (también estuvimos en la isla de Murter, pero como puedes llegar en coche por carretera no tienes sensación de estar en una isla).

La isla de Hvar es una de las más grandes de Croacia y es famosa por sus campos de lavanda, planta de la que sacan unos aceites esenciales y otros productos que podréis comprar en cualquier tienda de la isla. Además de ser increíblemente bonita y llena de historia, esta isla también es famosa por su vida nocturna, repleta de fiestas, discotecas y mucho glamour.

¿Cómo llegar a la Isla de Hvar?

Excursión Organizada

Si no queréis complicaros la vida, podéis contratar una excursión organizada para pasar el día en Hvar y alrededores desde Split. Es la opción más cómoda ya que incluye los desplazamientos en barco, y la visita a uno de los lugares más bonitos de la costa dálmata: la Gruta azul.

Excursiones a la isla de Hvar

Ferry

Lo más típico es coger el ferry en Split. Nosotros decidimos salir desde el puerto de Drvenik, un pequeño pueblecito costero a pocos kilómetros de Makarska. Este puerto puede ser interesante para los que vengáis desde Dubrovnik o la zona sur del país.

 

Hay que tener en cuenta que el ferry llega a la esquina más al este de la isla de Hvar, a la pequeña ciudad de Sućuraj, por lo que según donde tengáis el alojamiento, os esperarán entre 1 y 2 horas atravesando la isla por carreteras bastante estrechas, de doble sentido, y sin paisajes relevantes con los que distraerse. Nosotros nos alojamos en Zavala y tardamos 1h y 30 más o menos en llegar a nuestro alojamiento desde el puerto.

La isla de Hvar es bastante grande y tiene muchísimas cosas para ver. Nosotros os recomendamos que crucéis con el coche o bien que alquiléis uno allí.

Alquiler de Coche
Si pensáis alquilar un coche, os recomendamos buscarlo por Rentalcars ya que te compara todos los precios de las compañías más conocidas y al ser parte de Booking ofrece bastantes garantías y opciones de cancelación.

Eso sí, en comparación con Split, desde el puerto de Dvrenik el precio del ferry se reduce considerablemente. Pagamos 20€ (140 Kuh) por cruzar dos adultos con un coche. El precio desde Split son 55€ para dos adultos y un coche (404 Kuh).

Los horarios del ferry desde Drvenik hasta Sućuraj en temporada de verano son los siguientes:

05:45- 07:30- 09:00- 10:30 – 12:00 – 13:45 – 15:45 – 17:15 – 19:00 – 20:30 – 22:35

Y la vuelta desde Sućuraj hasta Drvenik:

05:00 – 06:30 – 08:15 – 09:45 – 11:15 – 13:00 – 15:00 – 16:30 – 18:00 – 19:45 – 22:00

Para los que vais en invierno, los horarios suelen cambiar y pasar con menos frecuencia. También podéis consultar y comprar los billetes desde la página oficial de Jadrolinija y llevarlos en el móvil.

Este ferry es bastante pequeño si lo comparamos con los que salen de Split, pero al ser menos conocido, no tuvimos problemas de colas. Además, en el puerto hay una pequeña calita, así que si llegáis demasiado pronto, o tenéis que esperar al siguiente ferry, podéis dejar el coche en la cola y daros un baño en la playa.

Puerto de Dvrenik

¿Dónde dormir en la Isla de Hvar?

Cuando nos pusimos a buscar hoteles en la isla de Hvar nos encontramos con que el alojamiento es bastante caro, sobre todo cuánto más te acercabas a las ciudades de Hvar y Stari Grad.

En nuestra búsqueda nos encontramos con el Guest House Villa Veli donde podíamos alojarnos por 79€ la noche con desayuno incluido, baño privado, y a pocos minutos andando de la playa. Como todavía no teníamos mucha idea de qué íbamos a hacer en la isla de Hvar decidimos reservarlo con Booking, y si al final no nos convencía siempre podíamos cancelarlo más adelante.

Descuentos en Booking
¡Os regalamos 15€ de descuento en Booking y 25€ de descuento en Airbnb!

Al final no encontramos nada más barato en comparación calidad/precio, así que optamos por quedarnos con ese y descubrir el pueblo de Zavala.

Cuando llegamos a Villa Veli el dueño no estaba y nos recibió una señora que solo chapurreaba algunas palabras de inglés. La primera impresión fue un poco rara. La señalización para llegar es bastante mala y no coincide con lo que nos decía Google Maps. Al final, encontramos una señal por el camino que nos indicaba que había que subir una cuesta, que con un coche un poco malo no la subes.

En definitiva, era la típica casa de pueblo en la que habían acondicionado algunas de las habitaciones para alquilarlas, y nuestra habitación no se parecía mucho a las fotografías que habíamos visto en Booking sino más bien a las de la serie “Cuéntame”. Eso sí, las vistas de la playa y la isla Šćedro eran increíblemente bonitas, y teníamos nuestra propia terraza.

Zavala

El mal sabor de boca se nos quitó en cuanto llegó el dueño. Un hombre super atento, nos explicó todo a la perfección, nos regaló una botella de champán y nos ofreció un par de esterillas para la playa, que nos vinieron ideales para la playa de piedras. Además, tuvimos que rellenarle en una lista lo que queríamos o no queríamos en el desayuno y nos dio algunos consejos de lo que hacer en la isla de Hvar.

Para los que vayáis sin coche, el hombre de la casa ofrece servicio de alquiler de coches, quads, traslados a los puertos, excursiones con su barco, etc. Pero como teníamos claro que no íbamos a cogerlo no nos fijamos ni en los detalles ni en los precios.

Zavala

En el pueblo en sí no hay nada destacable, pero al estar en alto, hay unas increíbles vistas del mar por todas partes.

Lo mejor es que como es un pueblo poco conocido, las playas no tienen grandes aglomeraciones de gente y son bastante familiares, por lo que si realmente queréis disfrutar del mar, las calas son igual que en el resto de la isla de Hvar: de piedras con el agua azul transparente.

En cuanto a restaurantes, en la misma playa de Zavala hay uno tipo chiringuito, y a pocos metros tenéis el Restaurante Davor, que se come genial y los precios no son muy desorbitados. Además cuenta con parking para clientes y ofrecen pizzas, pescado fresco, arroces, etc.

En resumen, Zavala es un buen sitio donde ir a descansar, a relajarse y a disfrutar del mar. Nosotros nos cogimos un par de esterillas de la casa y nos pasamos toda la tarde en la playa.

La ciudad de Hvar

A la mañana siguiente, después de que el dueño de la casa nos preparase un señor desayuno, con tomates del huerto incluidos, nos preparamos para pasar el día en la ciudad de Hvar.

Otra vez las carreteras estrechas pero esta vez con un detalle más: el ‘Tunnel Pitve’, un túnel excavado sobre una roca con más de 1,4 kilómetros de longitud. Aunque el túnel es de doble sentido, estos se van alternando mediante un semáforo. Cuidado si vais con prisa al ferry, porque es fácil que si se os pone en rojo, os tiréis por lo menos 10 minutos esperando. Desde luego es muy curioso de cruzar, ya que está excavado en una roca sólida que da la sensación de que estás entrando en una mina.

Cuando llegamos a Hvar, tuvimos suerte de encontrar el único hueco libre que había en el parking. Desde el parking fuimos andando hasta el puerto, pasando por el centro.

Puerto-de-Hvar

Íbamos preparados para la playa, pero se nos quitaron las ganas cuando empezamos a verlas, llenas de gente e invadidas por todas las hamacas del bar Hula Hula, que tiene el negocio en cualquier roca que sobresalga un poco del paseo. Tenemos que reconocer que el dueño de nuestra casa ya nos había avisado, pero nos dejamos llevar.

Eso sí, siempre podéis pagar una de las hamacas por unos 14€ (100 Kuh) el día y esperar hasta el atardecer, ya que dicen que desde las playas del Hula Hula las puestas de sol son espectaculares, pero nosotros no nos quedamos para comprobarlo.

Al final, después de andar bastante, encontramos un hueco en una calita y ahí nos quedamos media mañana disfrutando de la playa. Después de haber pasado la tarde anterior en Zavala, las playas de Hvar no nos parecieron muy espectaculares.

Cuando nos cansamos volvimos andando al centro ver la ciudad. El centro histórico de Hvar es la viva herencia del largo periodo en el que la isla de Hvar estuvo bajo el dominio veneciano (desde 1420 hasta 1797).

Catedral-Hvar

La plaza principal, también llamada ‘Pjaca’, es la más grande de toda Dalmacia. En ella se encuentra la Catedral de San Esteban (Sveti Stjepan), que tiene un gran valor artístico e histórico ya que la parte exterior tiene el estilo característico del renacimiento dalmata, mientras que el interior es puramente barroco.

En el centro de la plaza hay un pozo del año 1520 que se alimentaba de una cisterna municipal y abastecía a los habitantes de agua dulce. También se puede visitar el Fontiko, un antiguo depósito de sal y trigo, la Logia municipal y el Arsenal, que se reconvirtió en Teatro en 1612.

Llegó la hora de comer. La oferta de restaurantes en el centro está bastante centrada en el turismo y nos acabamos sentando en la misma plaza central a comernos una pizza porque no encontramos nada mejor.

Cuando terminamos de comer subimos a la Fortaleza Española andando, una construcción situada en una colina que data del siglo XVI y que recibe este nombre porque en su edificación colaboraron ingenieros españoles, aunque se trata de una nueva construcción sobre la que había anteriormente, construida en el año 1278. Se dice que en 1571, durante el ataque de los turcos, la fortaleza sirvió de refugio para todos los habitantes de la ciudad.

Para llegar desde el centro, hay que atravesar un montón de callejones y subidas de escaleras construidas con la piedra blanca que caracteriza la ciudad.

Muralla Hvar

Cuando os encontréis con la muralla, tendréis que cruzar una de las puertas de la ciudad y a partir de ahí comienza una senda en cuesta para subir a lo alto de la colina, pero que todo el tiempo tiene unas bonitas vistas que la hacen mucho más llevadera.

Arriba las vistas son increíbles. Se ve toda la ciudad, el puerto y las famosas islas Pakleni. Sin embargo, dicen que la mejor panorámica de la ciudad se disfruta desde dentro de la Fortaleza. La entrada son casi 5€ (40 Kuh) y se pueden visitar las mazmorras y exposiciones con información sobre a la ciudad. A nosotros nos quedaban muchas cosas por hacer así que al final no entramos.

Fortaleza Española Hvar

Cuando terminamos de hacer todas las fotos y de disfrutar de las vistas de Hvar, bajamos de nuevo hasta el parking para coger el coche y subir al Fuerte de Napoleón, el punto más alto de la isla de Hvar que en la actualidad es un observatorio astronómico.

Esta fortaleza fue construida en 1811 bajo el dominio francés. Nos sorprendió que no hubiese nadie y todo el tiempo estuvimos solos. Estuvimos un buen rato disfrutando de las increíbles vistas que había, desde un banco que había estratégicamente situado, pero nos quedamos con ganas de ver el atardecer, que dicen que es uno de los más bonitos de Croacia.

Islas-Pakleni

Las vistas desde el Fuerte de Napoleón destacan por las islas Pakleni, las islas vecinas de Hvar. Nosotros no fuimos por falta de tiempo, pero desde el puerto de Hvar tenéis multitud de opciones para llegar hasta ellas. Lo más normal es coger taxi-bote que te lleve por 7€ (50 Kuh), pero también había otras alternativas como ir en kayak o alquilar un barco para llevarlo tu mismo.

Después de subir a la Fortaleza Española y al Fuerte de Napoleón, pusimos rumbo a Stari Grad.

Stari Grad

El nombre de Stari Grad significa literalmente “ciudad vieja”. Es el corazón histórico de la isla de Hvar, fue fundada en el 384 a.C. por los griegos y es el primer asentamiento humano de la isla. Es la segunda ciudad más importante de la isla de Hvar pero a nosotros personalmente nos gustó más que la ciudad de Hvar.

La UNESCO declaró la ciudad Patrimonio de la Humanidad, ya que su agricultura y su arquitectura se han mantenido originales desde la época griega (siglo IV a.C) hasta la actualidad. En su paisaje aún se incluyen pequeños refugios de piedra, choras, que dan testimonio del antiguo sistema geométrico de división de tierras utilizado en la la Antigüedad por los griegos y que han permanecido prácticamente intactos durante más de 24 siglos.

Como llegamos por la tarde, solo dimos una vuelta por el centro y no nos detuvimos mucho en las atracciones turísticas, pero fue suficiente para enamorarnos de este sitio.

Stari-GradEmpezamos dando una vuelta por el casco histórico y nos perdimos por sus callejones de piedra blanca, con las ventanas y las puertas de colores.

Cuando terminamos de callejear salimos de nuevo al puerto. Estaba empezando a atardecer así que echamos a andar por el paseo marítimo para ver la puesta de sol en Stari Grad. Buscamos en internet alguna referencia y sugerían el bar “Lanterna Bruna”. En Google Maps nos aparecía cerrado, pero el único problema era que el bar ha cambiado de nombre.

Paseo Maritimo Stari Grad

Las vistas son preciosas y desde luego fue una de las mejores puestas de sol de Croacia. El bar estaba hasta arriba, pero justo al lado había un banco, así que compramos las bebidas y nos fuimos a sentarnos para disfrutar del atardecer. Delante había una playa y nos arrepentimos de no llevar el bañador, porque hacía calor y la gente se lo estaba pasando en grande.

Al final buscamos entretenimiento con la cámara y nos hicimos una bonita sesión de fotos.

Puesta de Sol Stari Grad

Cuando se hizo de noche, volvimos a nuestra casita en Zavala. Cenamos de nuevo en el Davor y nos fuimos a dormir. Volveríamos hasta Stari Grad al día siguiente para coger el ferry que nos llevase hasta Split, pero no nos dio tiempo a ver nada.

Lista de playas en la isla de Hvar (con mapa)

Os hemos recopilado esta lista con 32 playas que podéis encontrar en la isla de Hvar. Nosotros no pudimos hacer el recorrido, pero para el que le interese hemos incluido un mapa. Por nuestra experiencia, podemos deciros que cuanto más cerca de Hvar y Stari Grad más aglomeración de gente hay en la playa.

Si alguien conoce alguna otra que merezca la pena, que nos lo cuente en un comentario para que lo compartamos con todos 🙂

  1. Fontana
  2. Bočič
  3. Mina
  4. Grebišće
  5. Prapatna
  6. Mala Stiniva
  7. Vela Stiniva
  8. Pokrivenik
  9. Gromin Dolac
  10. Gromin Dolac (Zutica)
  11. Zavala – Port
  12. Zavala – Skalinada
  13. Zavala – Petarčica
  14. Ivan Dolac
  15. Ivan Dolac – Paklina
  16. Šćedro
  17. Kozja
  18. Veprinova
  19. Tvrdni Dolac
  20. Torac
  21. Skozanje
  22. Jedra
  23. Svrohv Dolac
  24. Soline
  25. Jagodna
  26. Nedjelja
  27. Lučisća
  28. Dubovica
  29. Velo Zaraće
  30. Malo Zaraće
  31. Milna
  32. Mala Milna



También podría gustarte...

Sin comentarios

    Dejar una Respuesta