0
Destinos Italia

Qué ver en Cinque Terre en 2 días – Itinerario, Guía y Consejos

Si estáis buscando un sitio para hacer una escapada corta por Europa, en este post os contamos cómo sacar el máximo partido a una visita de dos días en Cinque Terre

Dos días en Cinque Terre es tiempo más que suficiente para disfrutar al máximo de un destino increíble que ofrece de todo: aguas cristalinas, gastronomía deliciosa, rutas de senderismo en plena naturaleza y unos pueblos de lo más pintorescos dónde perderte durante horas haciendo fotos. 

 ¿Qué es Cinque Terre? 

Cinque Terre se traduce del italiano literalmente como las “cinco tierras”, y se utiliza para referirse a los pueblos de Monterosso al Mare, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore (mencionados de norte a sur). 

Se trata del Parque Nacional más pequeño de Italia, y a su vez el más poblado. Desde 1997 está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco gracias a su belleza y su altísimo valor cultural. 

Estos pueblos tienen una configuración arquitectónica muy particular ya que están construidos en las faldas de la montaña justo en la pendiente dónde acaban los acantilados que dan al mar.

Pero además de estar ubicados en un terreno natural muy difícil y accidentado, si por algo destacan las Cinque Terre es por sus casitas de colores que los hacen tan fotogénicos y que han llegado hasta inspirar películas como ‘Luca’ de Disney. 

Aunque cabe destacar que cada uno de ellos tiene una personalidad particular ya que por ejemplo Corniglia se encuentra en lo alto de la montaña mientras que Monterosso está construido alrededor de una playa de arena. 

¿Qué ver en Florencia?
Si estáis organizando vuestro viaje por Italia podéis encontrar toda la información necesaria sobre qué hacer en Florencia.

 ¿Dónde está Cinque Terre?

Estos cinco pueblos se ubican en la zona este de Liguria en plena costa mediterránea. Es un territorio que abarca aproximadamente un área de 10 kilómetros de costa de lo que también se conoce como Riviera Italiana. 

 ¿Cuál es la historia de Cinque Terre 

Cinque Terre tiene miles de años de historia. Se calcula que los primeros asentamientos humanos en la zona se daban ya durante el Paleolítico, porque se han encontrado algunas herramientas de trabajo y huesos bien conservados. 

Los primeros habitantes de Cinque Terre eligieron los pueblos de Monterosso y Vernazza para establecerse, aunque en aquella época la mayoría vivían en las colinas alejados del mar.

Cuando en el siglo XII, la ciudad de Génova empezó a crecer y se convirtió en un punto estratégico tanto comercial como militar, la economía local de la zona y los habitantes comenzaron a abandonar las colinas trasladándose a la costa. Así nacerían los pueblos de Manarola y Riomaggiore

El pueblo de Corniglia se mantendría en lo alto de una colina ya que su riqueza se basaba en los viñedos. 

¿Cómo llegar a Cinque Terre? 

 Avión 

Los aeropuertos más cercanos a Cinque Terre son el de Pisa y el de Génova, aunque también tenéis opción de volar a Florencia y Milán dependiendo del tiempo que dispongáis. 

Nosotros volamos con Ryanair hasta Pisa para llegar a Cinque Terre. 

Tren 

El tren es la forma más cómoda y sencilla de llegar a Cinque Terre. Nosotros tuvimos que coger el tren para llegar desde Pisa hasta La Spezia.

La Spezia es la “puerta sur” de Cinque Terre y la forma más habitual de llegar en tren ya que es la estación con más conexiones interregionales y el punto desde dónde salen los trenes que paran en los pueblos de forma regular en dirección a Levanto. 

El trayecto desde La Spezia hasta Riomaggiore (el primer pueblo de Cinque Terre más cercano) es de 8 minutos, por lo que es muy rápido moverse. 

Tenéis que tener cuidado porque algunos trenes van desde La Spezia hasta Monterosso directos sin parar en el resto de pueblos. Nosotros comprobamos los horarios siempre con Google Maps antes de montarnos. 

Los trenes de Cinque Terre pasan de forma regular, aproximadamente pasa un tren cada veinte minutos y tardan una media de 4 minutos en hacer cada parada, por lo que es super fácil moverse entre los pueblos. 

Si compráis la Cinque Terre Card que os explicamos más abajo podéis moveros libremente por la línea La Spezia – Levanto. 

Barco

Una forma divertida para llegar a Cinque Terre es en barco, aunque es mucho más lento que el tren. 

Nosotros elegimos coger el primer barco que sale de la Spezia hasta Monterosso, ya que era el pueblo dónde teníamos nuestro alojamiento y coincidía que era el último, por lo que podíamos ir viendo el resto desde el barco. 

Aunque nos gustó mucho hacer la primera toma de contacto con Cinque Terre desde el barco, realmente las únicas vistas que merecen la pena son la de Portovenere y Riomaggiore, ya que en el resto de pueblos el barco atraca por los laterales. 

El precio del barco fue de 25€ por este trayecto, un precio que nos pareció bastante excesivo.

Coche

Aunque nosotros no podemos hablar por experiencia, no nos parece que estos pueblos estén preparados para recibir turistas en coche. 

Hay que destacar que los aparcamientos de los pueblos están reservados para los residentes y todos los pueblos son peatonales. 

Si se da el caso de que tengáis que llegar con un automóvil, lo que os recomendamos es buscar un parking en La Spezia o en Levanto y después moveros por los pueblos con el tren. 

 Seguro para viajar a Cinque Terre

Antes de la pandemia, cuando hacíamos viajes por Europa ni nos planteábamos la necesidad de contratar un seguro de viajes. Sin embargo, pensamos que ahora sí que conviene cogerlo, especialmente si viajamos en avión.

Los seguros de viaje se han puesto las pilas y han visto la necesidad de ofrecer coberturas COVID para que podamos viajar con total tranquilidad.

descuento seguro viajes

Es el caso de los seguros de viaje Mondo, en los que nosotros confíamos siempre que incluyen coberturas como gastos derivados por prolongación de estancia en caso de que nos tengamos que poner en cuarentena durante el viaje, traslados sanitarios si el regreso a casa se afectado, y la cancelación en caso de que nosotros o algún familiar se contagie o tengamos que ponernos en cuarentena antes de empezar el viaje.

En los viajes nacionales los precios de los seguros de viajes suelen ser bastante bajos para todo lo que ofrecen en estos tiempos tan inciertos. Además, por ser lector del blog tenéis 5% de descuento en vuestro seguro si reserváis desde este enlace.

 ¿Hay muchos turistas en Cinque Terre?

Sí. 

Nosotros hemos estado en el puente de agosto, ya que el festivo del día 15 cayó en lunes. Este día es festivo en muchos países: España, Italia, Austria, etc. así que esperábamos grandes aglomeraciones de gente. 

A pesar de que había mucha gente la realidad es que nos hemos podido mover sin ningún problema tanto en los trenes como por la calle. El único problema que hemos tenido ha sido encontrar sitios para comer de los que teníamos previstos y no habíamos reservado. 

Si sabéis que vais en una temporada alta, y especialmente en fin de semana, os recomendamos que hagáis reservas antes si queréis comer en los sitios más recomendados. 

¿Cuál es la mejor época para visitar Cinque Terre?

La mejor época para viajar a Cinque Terre sería primavera por que se suavizan las temperaturas y el turismo de masas baja mucho. 

Sin embargo, nosotros hemos estado en plena temporada alta de verano y aunque había mucha gente, hemos disfrutado mucho porque nos hemos podido bañar y hacer las rutas de senderismo sin problemas de tormentas.

¿Cómo moverse por Cinque Terre? 

En tren

El tren de Cinque Terre hace parada en los cinco pueblos por la línea de La Spezia-Levanto. Los trenes pasan con una frecuencia de veinte minutos y tardan unos 4 minutos de media en ir de un pueblo a otro. 

Además de ser la forma más práctica, cómoda y sencilla de moverse, los trenes van paralelos al mar dejando unas estampas preciosas para disfrutar del trayecto. 

Las estaciones de los pueblos suelen estar bastante céntricas, con la excepción de Corniglia ya que el pueblo está en la cima y hay que subir 400 escalones. Esto se puede evitar si tenéis la tarjeta de Cinque Terre Card ya que hay un autobús que os sube gratis. 

Los tickets del tren se pueden comprar en cada estación. El precio de un sencillo es de 5€ independientemente de la estación a la que vayáis. Con las veces que lo cogimos la Cinque Terre Card la tenemos más que amortizada. 

La única pega que le podemos poner al tren es que a menudo se retrasan y depende de la estación no hay muchas zonas de sombra. 

En barco

Mucha gente opta por comprar un ticket diario para el ferry que les permite subirse y bajarse las veces que quieran. El precio es de 37€ y les permite subirse y bajarse las veces que quieran. 

Si vais en temporada alta no os lo recomendamos, ya que vimos largas colas y si no entras en el barco, el siguiente puede tardar hasta una hora en pasar. 

Además, tiene otra pega que es que no hacen parada en Corniglia, porque no tiene puerto. 

Nuestra recomendación es que hagáis solo un trayecto (preferiblemente que pase por Portovenere y Riomaggiore) y después volváis al tren. 

A pie

Una de las mejores formas de conocer Cinque Terre es a pie a través de sus rutas de senderismo

En esta zona hay un montón de opciones ya que en Cinque Terre hay una red de senderos que abarca un área de más de 120 kilómetros que conectan un pueblo con otro y que incluso llegan a la ciudad de La Spezia. 

Nosotros elegimos hacer andando desde Monterosso a Vernazza y después desde Vernazza hasta Corniglia por el Sentiero Azurro y nos encantó la experiencia. 

Las rutas que van de un pueblo a otro suben por las cimas de las colinas y tienen muchísimas escaleras, así que no se recomienda hacerlo si no estáis en buena forma física, si hay temperaturas muy altas o si no tenéis el calzado adecuado. 

Cinque Terre Card

Una de las cosas que más os recomendamos en vuestro viaje a Cinque Terre es comprar la “Cinque Terre Card”. Existen dos tipos: 

  • Cinque Terre Trekking Card – esta opción solo incluye las rutas de senderismo y el acceso a los minibuses (por ejemplo el que sube hasta el pueblo de Corniglia desde la Estación). Su precio es de 7,50€ por día o 14,50€ por dos días. 
  • Cinque Terre Card Treno – esta es la que compramos nosotros porque ofrece viajes ilimitados en tren en la línea de Levanto – La Spezia (que es la que para en los pueblos de Cinque Terre), además del acceso a las rutas de senderismo y el uso de los minibuses. El precio es de 18,20€ por un día, 33€ por dos días y 47 euros por tres días. 

Nosotros compramos la Cinque Terre Card en la página oficial y la llevábamos en el móvil. Si los compráis en persona en cualquiera de las estaciones tenéis que validarlos y escribir vuestro nombre completo en el reverso si no no valen. 

La Cinque Terre Card es casi obligatoria ya que compensa si vais a usar el tren como mínimo tres veces al día, algo que es muy probable que ocurra. El precio del billete sencillo independientemente de a qué pueblo vayáis es de 5€.

¿Dónde dormir en Cinque Terre? 

  Opción 1: Dormir en los pueblos

Cuando decidimos ir a Cinque Terre teníamos claro que queríamos alojarnos en uno de sus cinco pueblos. Nosotros solemos madrugar mucho, así que si nos levantábamos al amanecer podríamos disfrutar de ver los pueblos vacíos. 

Elegimos alojarnos en Monterosso porque es el más grande y tiene más oferta de alojamiento. 

→ Ver hoteles en Cinque Terre

 A Ca’ da Alba – Monterosso

No pudimos acertar más con nuestro alojamiento.  A cá da Alba es una casa ubicada en la calle principal del pueblo, con unos dueños maravillosos y una decoración de lo más cuidada. 

Nosotros no teníamos el desayuno incluido, pero siempre nos dejaban bollitos y fruta y disponíamos de una cafetera de cápsulas en la zona común. 

Las ventanas estaban bien aisladas del ruido de la calle y la cama no podía ser más cómoda, algo que después de todo el día dando tumbos es de agradecer. También tuvieron el detalle de dejarnos una bolsa de playa con dos toallas. 

→ Ver hotel A Ca’ da Alba en Monterosso

  Opción 2: Dormir en la Spezia o Levanto

Si buscáis una opción más económica os recomendamos que busquéis el alojamiento en La Spezia o en Levanto

Con los trenes llegáis enseguida a los pueblos y además tenéis multitud de restaurantes y tiendas para ahorrar también en las comidas. 

→ Ver hoteles en La Spezia

→ Ver hoteles en Levanto

 Nuestro itinerario de 2 días en Cinque Terre

  • Día 0: Llegada a Pisa
  • Día 1: La Spezia – Monterosso – Manarola – Riomaggiore
  • Día 2: Monterosso – Vernazza – Corniglia
  • Día 3: Monterosso – La Spezia – Pisa

 Llegada a Pisa

Como nuestro avión aterrizaba en Pisa por la noche bastante tarde decidimos hacer noche aquí y salir dirección a Cinque Terre al día siguiente por la mañana temprano.

Llegar al centro de Pisa desde el aeropuerto es super fácil. Nosotros cogimos el tren lanzadera de Pisamover que está muy bien señalizado y pasa cada 10 minutos. Nos costó 5 euros a cada uno. 

Tenéis que estar atentos porque este tren hace dos paradas y vimos a gente confundida bajándose en la primera. Los nombres se parecen y pueden dar lugar a equívoco, pero la de la Estación Central es la última

Nuestro alojamiento en Pisa estaba a 3 minutos de la Estación Central de trenes.  Pisa Centro Guest House estaba muy limpio y teníamos baño privado, aunque hizo una noche de calor horrible y nos tuvimos que apañar con un pequeño ventilador que nos dejaron pero para una noche nos parece más que suficiente y bien de precio en comparación con lo que hay alrededor. 

 Salida de La Spezia en barco 

A la mañana siguiente nos levantamos tempranito para coger el primer tren que salía de Pisa a las 7:00 para ir a La Spezia. Nos costó 7,90€ y lo compramos por internet con antelación. 

A esas horas las cafeterías de la estación ya están abiertas y podéis pasar a comprar un café y algo de desayuno para llevaros en el tren. 

A las 8:30 llegamos a La Spezia, así que vamos andando por el pueblo hasta el puerto para coger el ferry que sale a las 09:15. 

Desde la estación de trenes hasta el puerto hay un paseo de unos 20 minutos andando ligero. Tenéis que estar rápidos porque los tickets se ponen a la venta media hora antes de que salga el barco y se forman colas enormes (la mayoría de la gente duerme en la Spezia y llegan bastante temprano). 

Los tickets del barco tienen un precio diferente dependiendo a qué pueblo vayas. Nosotros pagamos 25€ porque decidimos ir a Monterosso, que es la última parada y dónde teníamos nuestro alojamiento, y así podíamos ver desde el agua todos los pueblos. 

En nuestra opinión, el barco no es un imprescindible qué hacer en Cinque Terre, especialmente si tenemos en cuenta el precio. De hecho, si solo tenéis un día para visitar los pueblos tampoco os lo recomendamos porque tarda un par de horas en hacer todo el recorrido (mientras que en el tren sería menos de media hora). 

El paseo es muy bonito y ver los pueblos desde el barco da otra perspectiva, pero lo cierto es que las únicas vistas que merecen la pena son las de Portovenere y Riomaggiore, porque al resto de pueblos se entra por los laterales. 

 Comida con vistas en Manarola 

Una vez en Monterosso, hacemos el check in de nuestro hotel y nos ponemos en marcha. 

Lo primero que hacemos es descargarnos la app del restaurante Nessun Dorma para ponernos a la cola virtual y cogemos el tren en dirección a Manarola. 

Para el atardecer se forman colas de más de 3 horas así que la opción de la app está muy bien porque mientras te dan la mesa te puedes ir a hacer turismo por el pueblo. 

En Manarola no hay nada concreto que ver más que su calle principal llena de casitas con las fachadas de colores y la iglesia gótica de San Lorenzo, desde dónde se obtiene una panorámica de todo el pueblo.

La joya de la corona realmente está en la Marina de Manarola donde cientos de personas se bañan y saltan de las rocas. 

Las mejores vistas del pueblo son desde el mirador que sube hasta el restaurante, que aunque no vayáis a comer podéis llegar hasta la misma puerta para hacer fotos.

El restaurante Nessun Dorma se ha hecho super famoso gracias a Instagram y a que tiene las mejores vistas que podéis conseguir de Manarola. No hay gran variedad de comida, solo sirven tablas de embutido y muchos tipos de cócteles.

A nosotros no nos dió tiempo y nos quedamos con las ganas, pero hay un autobús que te lleva a la aldea de Volastra en unos diez minutos, dónde hay una gran tradición del pescado y el vino de la zona.

 Puesta de sol en Riomaggiore (y apagón)

Después de comer disfrutando de las vistas de Manarola toca coger el tren y poner rumbo a Riomaggiore

La verdad es que no os recomendamos ir al mediodía y recién comidos porque este pueblo está lleno de escaleras y no lo disfrutamos tanto por el calor. 

Lo más reseñable que se puede ver en este pueblo es la Iglesia de San Juan Bautista y la Torre del Reloj

Aunque para conseguir la foto mítica del pueblo hay que bajar al puerto y caminar por el malecón de piedras. Aquí podréis conseguir la misma perspectiva del pueblo que se ve desde el ferry. 

Después de toda la tarde dando tumbos por el pueblo, aguantamos hasta el atardecer ya que en Riomaggiore se puede ver una de las mejores puestas de sol de Cinque Terre. 

Para cenar llevábamos la intención de darnos el capricho del viaje. Nos habían recomendado probar el menú degustación del restaurante Rio Bistrot (Guía Michelin).

Según nos sentamos se fue la luz en todo el pueblo. Tenemos que decir que siendo un sitio de tanta categoría no estuvieron para nada a la altura de las circunstancias. A pesar de que nos tomaron nota de la bebida, no nos llegaron a traer ni siquiera agua. Al final, después de media hora sentados a oscuras decidimos irnos sin cenar. 

La suerte es que a pesar del apagón los trenes seguían pasando aunque iban con muchísimo retraso. La gente en la estación se tomó la situación de estar a oscuras con bastante humor cantando y bromeando. 

Al final, después de mil horas, conseguimos llegar a Monterosso y cenar una focaccia recalentada en el paseo marítimo. 

 Ruta Sentiero Azzurro (Monterosso – Vernazza – Corniglia) 

En nuestro segundo día en Cinque Terre madrugamos bastante. Teníamos la suerte de que a pesar de no tener desayuno, los dueños del alojamiento siempre nos dejaban bollitos, zumos y fruta por la mañana, así que nos echamos todo en la mochila y nos marchamos pronto. 

Por el camino, paramos a tomar café en la Pasticceria Laura, el único sitio que hay abierto a esas horas en Monterosso. Si no tenéis desayuno en el hotel podéis pasar por aquí a comer algo antes de empezar la ruta. 

El ‘Sentiero Azzurro’ (sendero azul) es una ruta de 12 kilómetros que conecta los cinco pueblos a través de la montaña. Sin embargo, hoy en día solo se puede hacer el tramo de Monterosso – Vernazza – Corniglia, porque la parte que va de Riomaggiore a Manarola (Via dell’Amore) está cerrada por obras probablemente hasta 2024.

Para llegar al ‘Sendero Azul’ en Monterosso tan solo tenéis que buscar las indicaciones del Hotel Porto Roca. Aquí empieza la subida hasta la cabaña dónde os pedirán la Cinque Terre Card. Cómo era tan temprano, cuando nosotros pasamos no había nadie. 

Es obligatorio hacer las rutas con deportivas y tenéis que llevar agua y comida porque no hay nada para comprar por el camino hasta Vernazza. Y el abanico, que también salva vidas. 😂

La ruta desde Monterosso hacia Vernazza empieza fuerte con una escalera que si no estáis en condiciones físicas o no empezáis temprano por la mañana se os puede hacer eterna. 

A medida que vas subiendo las vistas del mar, los viñedos y Monterosso alejándose son impresionantes y hacen que la subida merezca la pena. 

Si estáis acostumbrados a hacer rutas de senderismo no tiene más complicación que las subidas, pero sí que tenéis tramos de ‘caminos de cabras’ dónde las piedras del suelo se mueven bastante y las barandillas que hay para agarrarse no están bien fijadas, así que conviene ir con precaución. 

Dicen que este trayecto es más sencillo si lo hacéis en sentido inverso. A nosotros nos encantó hacerlo así, porque en cuanto aparece Vernazza las vistas son impresionantes y vas viendo el pueblo de frente todo el tiempo.

De la otra manera vais dejando Vernazza atrás, y Monterosso de frente nos parece menos espectacular. Si no queréis hacer la ruta entera, os recomendamos al menos subir hasta el mirador de Vernazza.

El camino desde Monterosso hasta Vernazza son 3,5 kilómetros que nos llevó una hora y media. Teníamos idea de parar a ver el pueblo pero todavía no hacía mucho calor así que paramos un rato y decidimos continuar el camino hasta Corniglia

Para coger de nuevo el Sendero Azul tenéis que buscar el restaurante La Torre. Desde aquí de nuevo la ruta empieza con una buena subida. El camino desde Vernazza hasta Corniglia es un poco más largo, unos 4 kilómetros.

Se supone que ocurre lo mismo que en el tramo anterior, que hacerlo en el sentido inverso resulta más sencillo. A nosotros nos parece peor opción, ya que llegar a Vernazza por la parte de atrás del pueblo no nos parece tan interesante como ver Corniglia de frente, en lo alto de la montaña rodeado por las impresionantes terrazas de viñedos. 

En este trayecto está el punto más alto de la ruta azul (208 metros) y justo aquí encontraréis un par de bares con vistas dónde podéis hacer una parada para descansar.

La vegetación de este camino es espectacular. Se han contado más de seiscientos tipos de plantas y especies nativas. Esto es importante porque casi todos los tramos tienen sombra, aunque no olvidéis llevar algo para cubrir la cabeza. 

 Visita a Corniglia 

Alrededor de las 12 llegamos a Corniglia. Este pueblo nos sorprendió muchísimo, porque tiene unas calles muy estrechas que terminan siempre en unos miradores espectaculares. 

Lo primero que nos encontramos cuando terminamos la caminata es la iglesia de San Pedro que se encuentra ubicada en la parte más alta del pueblo. 

Es muy difícil hacer fotos en un espacio tan reducido por lo que hacerse una idea de cómo es el pueblo realmente resulta complicado y por eso Corniglia suele sorprender tanto

En Corniglia paramos a tomar algo en la terraza del bar KM 0, que os recomendamos mucho porque era un sitio muy agradable que tenían unas focaccias muy ricas y a buen precio. 

Lo malo de que Corniglia esté tan alto es que si vais en tren os espera un tramo de casi 400 escalones por la ‘Scalinata Lardarina’. Si tenéis la Cinque Terre Card podéis coger un minibus que os sube gratis. 

Lo bueno de que nosotros llegásemos a Corniglia andando es que la escalera ya solo teníamos que bajarla. 🙃

Aunque está en lo alto de un cerro, Corniglia cuenta con una playa cerca de la estación del tren. 

Si hay algo típico en Corniglia aparte de los viñedos son sus limones, por lo que en todas partes veréis anunciados los famosos granizados. 

 Comida en Vernazza 

Después de pasear por las calles de Corniglia y reponernos un poco de la caminata toca coger el tren para ir a conocer Vernazza

En Vernazza es el pueblo donde más aglomeraciones de gente vimos, especialmente en la estación de tren para salir y entrar, aunque con un poco de paciencia podías salir del enjambre fácilmente. 

Dimos un paseo por sus calles buscando algunos tramos del arroyo Vernazzola sobre el que se construyó el pueblo. También vimos su plaza principal, el puerto y sus dos tramos de playa dónde la gente se relaja esperando el atardecer. 

El edificio que preside todas fotos de Vernazza es el campanario de 40 metros de la Iglesia de Santa Margherita d’Antiochia, construida en 1318 frente al mar en estilo gótico. 

Después toca la parada técnica para comer en Il Pirata delle Cinque Terre, un pequeño restaurante con buena comida y bien de precio. 

 Snorkel en Monterosso  

Después de comer nos tocaba volver a Monterosso. Lo mejor de este pueblo es que tiene un tramo largo de playa de arena fina (Playa Fegina). La playa se encuentra a la altura de la estación de tren. 

El problema es que han llenado la playa de hamacas y sombrillas de pago, y aunque la hacen muy pintoresca no te permiten sentarte así que tienes que ir a cualquiera de los laterales y buscar los tramos de gravilla y rocas para disfrutar gratis de la playa. 

Según los expertos, el fondo marino de Monterosso es impresionante. Nosotros aprovechamos para hacer un poco de snorkel y aprovechando que nos pusimos en uno de los laterales de la playa investigamos por algunas cuevas que hay en las rocas. 

La verdad es que el mar estaba bastante revuelto y no teníamos buena luz a esas horas de la tarde, pero vimos muchos bancos de peces de colores y los conocidos como “tomates de mar”, una especie de anémonas de la familia de los actínidos.

Nos pasamos toda la tarde a remojo y antes de ir a cenar nos acercamos hasta el final del paseo marítimo para ver la Estatua del Gigante, una escultura de un autor local que representa a Neptuno.

Desde aquí, aunque no se ve la puesta de sol, se ve un atardecer con unos colores espectaculares y la vista de todos los pueblos a lo lejos. Después subimos por la Torre Aurora para ver las mejores vistas del pueblo y volver a la zona del casco antiguo. 

Monterosso es el pueblo más grande y por tanto el que tiene más oferta comercial, así que se pone hasta arriba de gente. Os recomendamos que reservéis en los restaurantes que queráis, porque nosotros no conseguimos mesa en ninguno de los restaurantes que teníamos previstos y en otros había bastante cola. 

 Visita Torre de Pisa

A la mañana siguiente aprovechamos que el primer tren va directo desde Monterosso hasta La Spezia y allí hicimos el cambio de nuevo a Pisa.

A las 8:30 llegamos a la Estación de Tren y como nos quedaban un par de horas para coger el avión decidimos ir andando hasta la Torre Inclinada de Pisa.

El paseo desde la Estación lleva 20 minutos y os recomendamos que no hagáis caso a Google Maps y vayáis por el Corso Italia, que es la calle principal de Pisa y la más bonita.

Nosotros íbamos justos de tiempo así que esta vez no entramos. Nos hicimos la fotos de rigor y volvimos de nuevo andando a la Estación para coger el tren del aeropuerto.

¿Dónde comer en Cinque Terre? 

Manarola – Nessun Dorma

Nessun Dorma es el restaurante estrella de Cinque Terre. Está ubicado en el mejor mirador Manarola y lleva abierto desde 2014.  

El nombre del restaurante proviene de la canción de Luciano Pavaotti y su logo es una caricatura del tenor. Además, a las 10:30 ofrecen una “experiencia pesto” dónde te explican como hacerlo. Más italiano todo imposible. 

El tipo de comida que ofrecen son bruschettas, tablas de embutidos y quesos, ensaladas, etc. Nosotros pedimos la Tabla Paradiso que llevaba un poco de todo para los dos y nos quedamos bastante bien. 

El sitio nos encantó a pesar de que no nos tocó en primera fila para las vistas. Lo único es que no lo recomendamos a gente que tenga pánico a las avispas porque en cuanto te sacan la comida vienen muchas. Si se da el caso, avisad a los camareros porque tienen unos cuencos dónde queman café y con el humo las espantan. 

No hacen reservas, sino que tienes que descargarte su app en el móvil y puedes ponerte en una cola virtual, que te va mandando notificaciones cuando te quedan pocas personas delante. Lo bueno es que puedes irte a hacer turismo mientras te dan la mesa. 

Para que os hagáis una idea aproximada, a las 12:30 nos quedaban 75 personas por delante en la cola, y hasta las 14:30 no nos tocó entrar.  

Vernazza – Il Pirata delle Cinque Terre

El restaurante Il Pirata delle Cinque Terre es un sitio que se ha hecho famoso por los blogs de viajes y que no nos podíamos ir sin probar. 

El sitio no es muy grande, pero nosotros reservamos antes de ir así que no tuvimos problema para encontrar mesa. 

Nosotros pedimos el Carpaccio de Black Angus, los Spaghetti frutti di mare , los Gnocchi de patata al pesto y la Pana Cotta con frambuesas y chocolate

Todo estaba muy bueno y a buen precio, así que os lo podemos recomendar como una buena opción para comer en Cinque Terre. 

La lluvia nos estuvo amenazando hasta el último minuto que pusimos el pie en suelo italiano así que como no sabíamos como íbamos a organizarnos y dependíamos del tiempo hubo sitios que nos quedamos con ganas de probar y no pudimos porque no teníamos reserva. 

Monterosso – L’Ancora della Tortuga

Un restaurante con unas vistas de la puesta de sol espectaculares. Está construido en un acantilado y ofrece platos de carne, pescado y vinos de la tierra. 

Vernazza – La Torre

Ofrece la mejor vista del atardecer en Vernazza. Es famoso por su ubicación aunque tiene fama de aprovecharse de su situación estratégica para disparar los precios. Nosotros pasamos por la mañana y la verdad que las vistas son espectaculares. 

Riomaggiore – Río Bistrot

En este sitio reservamos para cenar en Cinque Terre. Nos lo recomendaron por su menú degustación, que tiene un precio de 55€. Pero aún así, teníamos muy buenas referencias y decidimos reservar para darnos el capricho del viaje. 

Se produjo un apagón en todo el pueblo que nos dejó a oscuras sentados en la mesa antes de pedir. En nuestra opinión, no nos gustó nada como gestionaron la situación, pero la verdad es que la comida que vimos tenía una pintaza espectacular aunque lamentablemente no llegamos a probarla.

¿Qué ver en Bolonia?
Si estáis organizando vuestro viaje por Italia podéis encontrar toda la información necesaria sobre qué hacer en Bolonia.

Excursiones Cinque Terre en un día

Mucha gente nos ha preguntado si es factible visitar Cinque Terre en un día. Tenemos que decir que es factible, y yo misma lo hice así la primera vez que vine contratando una excursión desde Florencia. 

Las excursiones de un día a Cinque Terre están muy bien si venís de ciudades que están un poco más lejos porque os ofrecen el transporte hasta La Spezia de una forma cómoda y os van llevando por los pueblos en los trenes. Al menos en mi caso, en los pueblos no tenía que ir con guía si no que me dejaban un tiempo libre para que yo fuese a ver el pueblo a mi bola, cosa que me gustó bastante. 

Si vais a visitar Cinque Terre en un día por libre os recomendamos que reviséis bien los horarios de los trenes y os planifiquéis una media de dos horas en cada pueblo. 

También os recomendamos que no hagáis los pueblos en orden porque es así como lo hacen la mayoría de tours.  Los pueblos están muy cerca en tren no os va a llevar más de 10 minutos ir de uno a otro así que conviene alternar el orden. 

Por ejemplo, llegar a mediodía a Vernazza es un error porque es el pueblo del medio y los que han empezado por el sur han visto Riomaggiore y Manarola por la mañana y llegan allí a comer. Igualmente, los que empiezan por el norte han visto Monterosso y Corniglia y llegan también a Vernazza para comer. 

¿Te ayudamos a organizar tu viaje? 

   Encuentra las mejores ofertas de hoteles 

   Aprovecha nuestro 5% descuento en las tarjetas SIM de Holafly

   5% de descuento en tu seguro de viajes (con cobertura COVID-19) 

   Reserva al mejor precio tus actividades y excursiones 

   Busca el cuaderno de viaje de tu destino con un 10%

   Antes de viajar cambia dinero al mejor precio en Exact Change

   Solicita tu Tarjeta Vivid con un 4% de Cashback

   Inspírate con nuestro equipo fotográfico

   Revisa nuestras recomendaciones para hacer la maleta perfecta  

También te puede gustar...

1 Comentario

  • Reply
    De Madrid a USA
    agosto 23, 2022 at 8:22 pm

    Es una zona preciosa, nosotros solo tuvimos la suerte de solo tener un día para verla y estuvo medio lluvioso. Como comentáis, la mejor manera de verla es en tren, porque llegar en coche es un autentico problema.
    Muchas gracias por compartir estos lugares.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.