Austria Destinos

¿Qué hacer en Salzburgo? – Guía Completa

Salzburgo es la cuarta ciudad más grande de Austria y es conocida mundialmente por ser el lugar donde nació Mozart.

Esta pintoresca ciudad está considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y fue elegida como escenario para la famosa película “Sonrisas y Lágrimas”. 

Nosotros elegimos Salzburgo para dormir un par de noches y así poder hacer excursiones a los lagos que hay cerca, además de conocer el maravilloso pueblo de Hallstatt, que se encuentra a unos 80 kilómetros por carretera.

La verdad es que no tuvimos mucho tiempo para conocer a fondo la ciudad y nos dejamos algunas cosas relevantes que ver, pero lo poco que estuvimos lo aprovechamos bien.  

¿Cómo llegar a Salzburgo? 

Avión

La ciudad de Salzburgo cuenta con su propio aeropuerto ubicado a 6 kilómetros del centro de la ciudad y como no podía ser de otra manera lleva el nombre de Wolfgang Amadeus Mozart. 

A pesar de que el aeropuerto de Salzburgo tiene bastante movimiento, especialmente cuando es temporada de esquí, pensamos que los vuelos son bastante caros y hay bastantes alternativas alrededor. 

Si tenéis menos de 30, podéis conseguir más de un 10% si os registráis en Iberia Joven desde este enlace. Como el proceso para aplicar el descuento es un poco engorroso os hemos preparado este post 🙂

En el caso de que os decantéis por esta opción, podéis coger el autobús número 2 de la compañía Obus para llegar a la estación principal de trenes de Salzburgo o el autobús número 10 para llegar al Ayuntamiento, en pleno casco antiguo de la ciudad. El precio es de 2,70€ y tardan unos 20 minutos en hacer el recorrido.   

El ticket se compra en la máquina e la parada de autobús que hay enfrente del aeropuerto. 

Traslados desde el aeropuerto de Salzburgo
Si no queréis complicaros la vida podéis contratar un traslado privado que os lleve desde el aeropuerto hasta vuestro hotel

Nosotros consideramos que la opción más frecuente para llegar a Salzburgo sería la de volar primero al aeropuerto Viena (y así aprovechar para conocer la ciudad imperial). 

El aeropuerto de Munich, se encuentra a tan sólo 112 kilómetros de la ciudad y seguro que podéis encontrar buenas ofertas con compañías low cost. 

Salzburgo también cuenta con otros aeropuertos bastante cercanos como el aeropuerto de Innsbruck, ubicado a 140 kilómetros, pero no hay tanta oferta de vuelos. 

Coche

Nosotros fuimos a Salzburgo en coche desde Viena y el recorrido son unos 300 kilómetros por una autopista que va directa. 

Ir a Salzburgo en coche nos parece una opción ideal porque por el camino te vas encontrando paisajes maravillosos (incluido el Valle del Wachau) y esta opción te da la libertad de ir parando a hacer fotos o disfrutar de las vistas y de los lagos cuando quieras. Por ejemplo, podéis parar a conocer la Abadía de Melk por el camino.

abadia de melk

Como ya os hemos contado en los otros posts de Austria, aquí no existen peajes físicos como en España sino que todos los vehículos deben contar con una pegatina conocida como “vignette” en alemán. 

Esta pegatina tenéis que comprarla antes de entrar en Austria si venís de otro país y se pueden encontrar en las gasolineras más cercanas a la fronteras. También podéis comprar la viñeta online a través de este enlace.

Si alquiláis un coche en Austria, es posible que el precio ya os incluya la viñeta, aunque siempre es mejor preguntar para poder comprarla en el caso de que no sea así.

El precio de la viñeta para 10 días es de 9,20€. Es muy importante que la coloquéis visiblemente en el parabrisas delantero del vehículo, ya que hacen el seguimiento a través de cámaras ubicadas en diferentes puntos de la autovía.

¿Dónde aparcar en Salzburgo?

Una de las cosas que tenéis en cuenta que tener en cuenta si decidís llegar a Salzburgo en coche es que el centro de la ciudad es completamente peatonal y solo se puede entrar si eres residente. 

Nosotros optamos por buscar un hotel céntrico con parking, pero en los alrededores se podía aparcar en la calle fácilmente con parquímetro y un tiempo máximo de estacionamiento de 3 horas. 

Reconoceréis que son zonas de pago por las marcas azules que hay en el suelo y si no tenéis monedas para pagar en la máquina podéis descargaros la app oficial de mobil-parken para pagar.

Un dato a tener en cuenta es que los sábados a partir de las 16pm el parquímetro deja de estar operativo hasta el lunes a las 9 de la mañana, así que como nuestro hotel nos cobraba el parking por día, decidimos sacar el coche a la calle y lo dejamos todo el domingo aparcado de forma gratuita en la calle. 

También hay habilitados los conocidos como “Park & Ride”, aparcamientos habilitados a las afuera de la ciudad, que en su precio incluye el billete de transporte público para poder llegar al centro: 

Tren

Viajar a Salzburgo en tren es la opción más cómoda, ecológica y barata. 

  • Tren de Viena a Salzburgo: En Viena podéis tomar el tren en la estación de Wien Westbahnhof y os dejará en la estación de Salzburg Hbf en apenas 2 horas y media. Hay trenes prácticamente cada hora y el precio medio por trayecto ronda los 20-25€. 
  • Tren de Múnich a Salzburgo: La ciudad también está muy bien conectada por tren con la ciudad alemana de Múnich. La duración del trayecto es de menos de 2 horas y el precio ronda los 20-25€ por trayecto. 

La estación de tren de Salzburgo está bastante céntrica y permite llegar caminando a cualquier punto de interés de la ciudad.

omio

Autobús

Llegar a Salzburgo en autobús también es una opción cómoda aunque suele ser menos frecuente ya que la estación se trasladó al sur de Salzburgo con el objetivo de reducir el tráfico de la ciudad y obliga a tomar un autobús para llegar al centro. 

El autobús número 3 te llevará hasta la estación de tren con la opción de bajarse en Makartplatz y con el autobús de la línea 8, tienes que bajarte en Hanuschplatz en el casco antiguo.

  • Autobús de Viena a Salzburgo: El trayecto en autobús dura unas 2 horas y media y también hay salidas prácticamente cada hora. En este caso hay salidas desde diferentes estaciones.

Excursión organizada

Si no queréis complicaros la vida, podéis contratar una excursión organizada para visitar Salzburgo en un día desde Viena

Es la opción más cómoda ya que incluye los desplazamientos en autobús, tiempo libre para conocer la ciudad a vuestro aire y después de comer una visita guiada por la ciudad que incluye todos los monumentos más importantes de la ciudad. 

 Seguro de viajes

Antes de la pandemia, cuando hacíamos viajes por Europa no nos planteábamos la necesidad de contratar un seguro de viajes y solo viajábamos con la Tarjeta Sanitaria Europea.

Sin embargo, pensamos que ahora sí que conviene cogerlo, especialmente si viajamos en avión. Los seguros de viaje se han puesto las pilas y han visto la necesidad de ofrecer coberturas COVID para que podamos viajar con total tranquilidad.

Es el caso de los seguros de viaje Mondo, en los que nosotros confiamos siempre que incluyen coberturas como gastos derivados por prolongación de estancia en caso de que nos tengamos que poner en cuarentena durante el viaje, traslados sanitarios si el regreso a casa se afectado, y la cancelación en caso de que nosotros o algún familiar se contagie o tengamos que ponernos en cuarentena antes de empezar el viaje.

En los viajes europeos los precios de los seguros de viajes suelen ser bastante bajos para todo lo que ofrecen en estos tiempos tan inciertos. Además, por ser lector del blog tenéis 5% de descuento en vuestro seguro si reserváis desde este enlace.

descuento seguro viajes

¿Cómo moverse por Salzburgo? 

Caminando

La mejor forma de moverse por Salzburgo es caminando, ya que todos los puntos de interés están bastante cerca entre sí. 

Además, cabe destacar que el casco antiguo es zona peatonal y solo pueden entrar con el coche los residentes por lo que si llegáis a Salzburgo en coche tendréis que buscar un parking fuera de la zona centro. 

Bicicleta

Alquilar una bicicleta también puede ser una buena opción ya que la ciudad está perfectamente preparada con carriles bicis por todas partes que permite moverse de una forma segura.

Aún así, sería solo recomendable para dar un paseo o como una actividad extra ya que realmente todo está tan cerca que no nos parece necesario, más bien un engorro tener que estar cogiendo y aparcando la bici cada vez.

Autobús

Como en todas las ciudades, cuanto más os alejéis del centro los alojamientos se reducen considerablemente de precio, por lo que si optáis por esta opción la mejor forma de llegar al centro desde cualquier otro punto será en autobús. 

Los autobuses en Salzburgo funcionan fenomenal y pasan una media de cada 10 minutos. Cabe destacar que es una opción muy ecológica ya que la mayoría de los autobuses que funcionan por el centro son eléctricos, llegando a entrar en la lista de las diez ciudades con más autobuses eléctricos. 

El precio estándar de los autobuses en Salzburgo es de 2,90€, independientemente del trayecto que vayamos a realizar. Sin embargo, si vais a coger el autobús varias veces os recomendamos la opción del billete 24 horas que tiene un precio de 6,40€ o el billete semanal por 19€.

La forma más sencilla de comprar los billetes de autobús en Salzburgo es en las máquinas expendedoras que hay en las paradas, pero no todas tienen. Por ello, os recomendamos descargar la app oficial de Salzburg Verkehr donde podéis ver todas las opciones de billetes y llevarlo siempre en vuestro teléfono móvil. Si no sois amigos de las tecnologías también podéis comprar vuestros tickets en los estancos de la ciudad(Trafik Tabak). 

Salzburg Card

La Salzburg Card es muy recomendable si queréis conocer al menos dos de los monumentos más relevantes de la ciudad, ya que las entradas individuales a los sitios son bastante caras en general y con esta tarifa plana conseguimos abaratar los costes. 

Por ejemplo, si queréis comprar el ticket completo a la Fortaleza (16,60€) y a la Casa de la Música (18€), con la ​​Salzburg Card de 24 horas ya habremos amortizado su precio, ya que tiene un precio de 29€.

También hay opción de Salzburg Card de 48 horas por 38€ o la Salzburg Card de 72 horas por 44€. El precio puede variar en función de la época elegida. 

Con la Salzburg Card podéis visitar los siguientes monumentos (y en muchos de ellos ahorraros la cola):

  • Palacio Hellbrunn
  • Casa Residencia de Mozart
  • Paseo en barco por el río Salzach
  • Museo de Arte Moderno de Salzburgo
  • Catacumbas de San Pedro
  • Zoo de Salzburgo
  • Museo de Sonrisas y Lágrimas
  • Ascensor de Mönchsberg
  • Autobús turístico de Salzburgo

También hay otros monumentos menos conocidos que no se incluyen en la lista y, además, la ​​Salzburg Card incluye acceso ilimitado a toda la red de transporte público de la ciudad. 

En nuestra opinión, la Salzburg Card es uno de esos casos en los que la tarjeta de la ciudad SÍ merece mucho la pena.

 ¿Dónde dormir en Salzburgo?

Cuando empezamos a organizar nuestro viaje a Salzburgo pensamos en reservar el ​​Hotel-Flair, ubicado a 2 kilómetros del centro ya que ofrecía parking gratuito y buena conexión con transporte público

Fuente: Booking.com

Finalmente, optamos por pagar un poco más y estar ubicados más céntricos ya que teníamos muy poco tiempo para disfrutar de la ciudad y no queríamos andar perdiendo tiempo en transportes. 

Nos alojamos en el ​​Altstadt Hotel Hofwirt, un hotel moderno ubicado en pleno centro de Salzburgo, con un aparcamiento amplio de pago y un desayuno básico para poder arrancar con fuerza el día. Como punto a favor destacar que tenía aire acondicionado que nos vino muy bien en plena ola de calor austríaca.  

Fuente: Booking.com

→ Ver hoteles en el centro de Salburgo

¿Qué ver en Salzburgo? 

 Fortaleza de Hohensalzburg

La Fortaleza de Hohensalzburg (Festung Hohensalzburg) es el monumento más importante de Salzburgo ya que se trata del castillo medieval conservado más grande de Europa Central

Pasear por la Fortaleza de Hohensalzburg es hacer un recorrido por la historia de la ciudad, ya que están muy ligadas entre sí. Aunque ya solo por las impresionantes vistas de la ciudad atravesada por el río Salzach y la panorámica de los Alpes hace que merezca la pena la subida. 

Para llegar hasta la Fortaleza de Hohensalzburg se puede hacer uso del funicular, aunque nosotros optamos por subir andando. 

Este castillo medieval fue construido en el año 1077 con un objetivo de sistema de defensa por el arzobispo Gebhard, pero finalmente sus usos fueron variando y en el siglo XV el arzobispo Leonhard von Keutschach lo convirtió en su segunda residencia. 

En 1800, el último arzobispo de Salzburgo entregó la Fortaleza a Napoleón antes de huir a Viena, y entonces pasó a ser un cuartel y prisión militar hasta el año 1861. 

A partir de ese momento, se inauguró la instalación del funicular y se convirtió en una atracción turística, tal y como conocemos hoy, con algunas excepciones durante la Primera Guerra Mundial cuando algunos activistas nazis decidieron utilizarlo para prisioneros de guerra italianos. 

En el interior hay una exposición acompañada de materiales audiovisuales donde se explica el crecimiento y los cambios que ha ido sufriendo el castillo a lo largo de la historia.

También se han establecido diferentes puntos de interés como un museo de las marionetas, un museo militar, un recorrido por la torre, una iglesia y hasta un restaurante.  La visita completa puede llevar varias horas. 

 Funicular de Untersberg 

En nuestra opinión la subida en teleférico es excesivamente cara y solo merece la pena si cuentas con la Salzburg Card

El precio de subida y bajada es de 26,50€ y para llegar hasta la entrada tendréis que coger el autobús nº25 en Mirabellplatz. 

La subida hasta los 1.300 metros de altitud apenas dura 10 minutos y las cabinas ofrecen un espacio para 50 personas. Las vistas son espectaculares y desde la estación se puede alcanzar la cima de la montaña de Salzburger Hochthron (a 1.852 metros) con una caminata de 30 minutos. 

 Casco antiguo

Uno de los planes imprescindibles en la ciudad de Salzburgo es el de perderse por su laberinto de callejones del casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

En algún momento encontrarás la Mozartplatz, una de las plazas más características de la ciudad por su estatua de Mozart, que fue inaugurada en el año 1842. 

Las casas de color pastel hacen que el centro de la ciudad sea un monumento en sí mismo, y el hecho de que sea completamente peatonal lo hace ideal para pasear. Merece la pena detenerse a contemplar los letreros del gremio de hierro forjado que cuelgan sobre las fachadas de las tiendas. No se salva ni las más famosas como Zara. 

Otra curiosidad que se puede ver en el centro se ubica en la Kapitelplatz, donde podrás descubrir la escultura “Sphaera” de Stephan Balkenhol, un símbolo de la ciudad en el que se muestra una figura de un hombre sobre un balón dorado.

 Casa Natal de Mozart

En la calle de Getreidegasse se encuentra ubicada la casa donde nació Mozart en el año 1756 (Mozarts Geburtshaus). Su familia había alquilado el tercer piso de la casa del número 9 donde el compositor vivió hasta los 17 años

La casa donde nació Mozart, con su imponente fachada amarilla, es el segundo monumento más visitado de Salzburgo después de la Fortaleza de Hohensalzburg. 

Si la historia del compositor no te interesa mucho te recomendamos que te conformes con verla desde fuera ya que en el interior básicamente encontrarás información, muebles y algunas pinturas y el precio de entrada es de 12€. En nuestra opinión lo más curioso del museo son los instrumentos musicales como su violín y clavicordio. 

Sí que recomendamos pasear por esta calle que se reconoce fácilmente por los letreros de hierro forjado, tan característicos de esta ciudad. 

 Catedral de Salzburgo

La Catedral de Salzburgo es un edificio impresionante. La entrada es gratuita y merece la pena por sus pinturas en el techo completamente restauradas. 

Su origen data del año 774, aunque la Catedral de Salzburgo ha sufrido nada más y nada menos que 8 incendios, así que se han ido llevando a cabo numerosas reconstrucciones hasta que el del año 1598 que quedó completamente destrozada. 

En el año 1628, el edificio fue rediseñado por el arquitecto italiano Markus Sittikus y aunque su estructura sobrevivió a un último incendio en 1818 tuvo que volver a ser reconstruida tras un ataque aéreo en 1944 siendo la última versión de la catedral tal y como la conocemos hoy. 

 Iglesia de San Pedro

La Iglesia de San Pedro es una de las más antiguas de Europa ya que fue fundada en el año 686. 

Su origen arquitectónico en sí es románico, pero a lo largo de la historia ha tenido que ser reconstruida varias veces por lo que destaca por su mezcla de estilos, destacando su interior que es principalmente rococó. 

 Cementerio de San Pedro

El Cementerio de San Pedro nos sorprendió mucho para bien y de verdad merece la pena hacer una parada para verlo. 

Al encontrarse ubicado bajo los acantilados del Mönchsberg lo hace muy pintoresco y curioso de ver. Además, las lápidas están muy bien cuidadas por los lugareños y todas con flores frescas. 

La tumba más emblemática es la de Nannerl, la hermana de Mozart, aunque también hay otras personalidades de la ciudad aquí enterradas. 

Aquí se encuentran las catacumbas de Salzburgo que nosotros no pudimos visitar porque estaban cerradas. 

 Festpielhaus

Se trata de la sede del Festival de Salzburgo y cuenta con tres de las salas de conciertos más importantes del mundo. Fue construido en 1925 en los antiguos establos del arzobispado. 

Además, es uno de los lugares más emblemáticos de la película de “Sonrisas y Lágrimas”. 

 Palacio de Hellbrunn

La entrada al Palacio de Hellbrunn tiene un precio de 13,50 € y también está incluida en la Salzburg Card

Para llegar se puede coger el autobús 25 en Mirabellplatz con la misma ruta que llega hasta el teleférico de Untersberg, por lo que os recomendamos visitar el Palacio de Hellbrunn cuando bajéis del teleférico y así os ahorráis un viaje de autobús. 

La visita al Palacio Hellbrunn suele recomendarse en verano, especialmente si vais con niños, ya que es cuando sus fuentes están en funcionamiento, y casi seguro que acabaréis mojados ya que los chorros se encuentran ocultos y no se puede predecir por dónde viene el agua. 

Si vas a viajar a Salzburgo en otra época, podéis entrar al museo del castillo que permanece abierto todo el año. También hay un museo del folclore que algunos recomiendan por las vistas,  y un zoológico que nosotros no visitamos. 

 Palacio de Mirabell y Jardines de Mirabell 

Este palacio barroco fue construido en 1606 por el príncipe arzobispo Wolf Dietrich von Raitenau con la finalidad de convertirse en un hogar para su amante y sus 10 hijos. 

Sin embargo, en el año 1818 un incendio dejó muy dañado todo el palacio y fue reconstruido con el estilo barroco que conocemos hoy. Actualmente, aquí se encuentra gran parte de la administración y del gobierno de la ciudad actual.

En el palacio de Mirabell se encuentran los jardines más famosos de la ciudad. Se trata de un juego geométrico de árboles, plantas y flores que se adornan con numerosas esculturas mitológicas del siglo XVIII. 

También merece pararse a visitar la sala de mármol del Palacio que es gratuita y además de celebrarse multitud de conciertos durante el año, es uno de los salones de bodas más famosos del mundo. 

 Kapuzinerberg

La subida al Monasterio de los Kapuziner ofrece una de las vistas más conocidas de la ciudad y merece mucho la pena subir al atardecer.

 Museo de Arte Moderno

Nosotros no tuvimos tiempo de ir pero merece la pena que lo mencionemos no solo por las obras de arte y exposiciones, sino porque ofrece una maravillosa vista de la ciudad que, en nuestra opinión, debe ser de las mejores ya que deja ver el casco histórico de la ciudad así como la Fortaleza al completo. 

¿Dónde comer en Salzburgo? 

Nuestra primera noche en Salzburgo llegamos bastante tarde y las cocinas cierran muy pronto, así que optamos por cenar en L’Osteria, un restaurante italiano muy conocido en Austria que tiene una pasta riquísima y unas pizzas gigantes. A pesar de ser franquicia lo recomendamos mucho. 

El segundo día nos propusimos cenar comida más local y descubrimos el restaurante Sternbräu, un local enorme con diferentes salones y una terraza inmensa. El sitio es muy tradicional y fue fundado en el 1542. 

Se trata de uno de los restaurantes más conocidos de Austria, con alrededor de 780 asientos en interior, 670 asientos en su terraza y más de 130 empleados de alrededor de 20 nacionalidades.

¿Qué más hacer en Salzburgo?

Excursiones organizadas desde Salzburgo

Salzburgo tiene una ubicación estratégica para hacer excursiones. Nosotros desde aquí visitamos Hallstatt y continuamos nuestro viaje hacia Cesky Krumlov, en la República Checa. Además, está junto a la frontera alemana por lo que visitar ciudades como Múnich es una opción muy factible. 

¿Te ayudamos a organizar tu viaje? 

   Encuentra las mejores ofertas de vuelos 

   Aprovecha nuestro descuento de 50€ en Airbnb

   5% de descuento en tu seguro de viajes (con cobertura COVID-19) 

   Reserva las mejores actividades y excursiones 

   Inspírate con nuestro equipo fotográfico

   Revisa nuestras recomendaciones para hacer la maleta perfecta  

   No te olvides de buscar el cuaderno de viaje de tu destino

También te puede gustar...