Destinos Eslovenia

¿Qué ver en Eslovenia? Un finde en Ljubljana

En nuestro viaje recorriendo Croacia durante el mes de julio, decidimos hacer una parada en el lago de Bled y en las gargantas de Vintgar Gorje. Eslovenia nos sorprendió tanto que en el mes de agosto decidimos aprovechar la “viñeta” mensual que habíamos comprado para el coche y nos escapamos un fin de semana.

Esta vez, pusimos rumbo a la Ljubljana, la capital eslovena. Ljubljana es una ciudad muy pequeña que se puede ver dando un paseo tranquilamente. Se dice que su nombre deriva de la palabra ‘Luba’ que en esloveno significa “amada”.

Sin embargo, a pesar de lo pequeña que es, Ljubljana es una ciudad llena de historia ya que está situada en un punto geográfico muy estratégico por lo que siempre ha sido motivo de lucha entre sus vecinos más fuertes. Finalmente, la ciudad cayó en mano de los Habsburgo y durante más de siete siglos fue una de las joyas del Imperio.

Tras sobrevivir a varios terremotos, dos Guerras Mundiales y una ocupación fascista (entre otras miles de cosas), finalmente Eslovenia acabó declarando su independencia el 25 de junio de 1991, escogiendo la ciudad de Ljubljana como capital.

¿Cómo llegar a Ljubljana?

Coche

En nuestro caso llegamos en coche desde Viena. El viaje son menos de 4 horas y se llega por autopista.

Recordad que en Eslovenia no existen los peajes como en España, sino que todos los vehículos deben contar con una pegatina, llamada “vinjeta” en esloveno. Esta pegatina podéis conseguirla en cualquier gasolinera o quiosco, o incluso en la misma frontera si venís desde otro país. El precio de la pegatina semanal es de 15€, 30€ para la mensual y 110€ la anual.

Alquiler de Coche
Si pensáis alquilar un coche, os recomendamos buscarlo por Rentalcars ya que te compara todos los precios de las compañías más conocidas y al ser parte de Booking ofrece bastantes garantías y opciones de cancelación.

Avión

Desde España, no existe conexión directa con el aeropuerto de Ljubljana, aunque desde Madrid hemos localizado algunos con escala en Italia cuya duración no supera las 6 horas.

Buscar vuelo
Os recomendamos utilizar el buscador de vuelos Skyscanner que permite también buscar aeropuertos cercanos y funciona muy bien.

A donde si disponéis de vuelos directos, algunos con compañías low cost como Ryanair, es a Trieste. Esta ciudad se encuentra a 95 kilómetros de Ljubljana, por lo que puede ser un buen punto de partida si alquiláis un coche o buscáis un autobús directo. Desde Venecia son 240 kilómetros.

Un poco más lejos, pero que quizás también puede ser factible, tenéis la opción de volar a Zagreb, la capital de Croacia, desde donde podéis que conducir 138 kilómetros hasta Ljubljana o coger un autobús.

Descuento Iberia Joven
Si tenéis menos de 30 años, os recomendamos visitar nuestro post en el que os explicamos cómo podéis obtener más de un 10% de descuento volando con Iberia Joven

Sea como sea, tenéis multitud de opciones de llegar y si alguno sabe otra diferente puede dejarlo escrito en los comentarios para compartirlo con todos 🙂

Autobús

En Ljubljana todos los autobuses salen y llegan a la ‘Estación Central’ que se encuentra ubicada justo enfrente de la estación principal de tren, a menos de 1 kilómetro del centro de la ciudad.

La estación de autobuses de Ljubljana tiene conexiones internacionales de autobús con las ciudades italianas de Trieste (dos horas aproximadamente) y Venecia (tres horas). También cuenta con conexión directa a Zagreb (dos horas y media) y a Viena (menos de 5 horas).

Asimismo, está muy bien conectada con el resto de ciudades más relevantes del país: Bled, Maribor, Novo Mesto…

Tren

Ljubljana tiene prácticamente conexión directa en tren con todas las ciudades más relevantes de Eslovenia y es un transporte muy recomendable porque las distancias no son muy largas y su precio es bastante económico.

Además, al ser una estación interrail, Ljubljana tiene buena conexión de trenes con todas las capitales europeas que tiene alrededor: Viena, Zagreb, Budapest… y, sobre todo, con las ciudades italianas del norte como Trieste, Venecia o Milán.

¿Dónde dormir en Ljubljana?

En Ljubljana tenéis multitud de opciones de alojamiento y todo está bastante orientado al turismo, así que es fácil que encontréis algo acorde a vuestros gustos 🙂

Descuentos en Booking
¡Os regalamos 15€ de descuento en Booking y 25€ de descuento en Airbnb!

En nuestro caso tratamos de buscar algún alojamiento con parking incluido para soltar el coche y no tener que preocuparnos más.

Escogimos el Hotel Meksiko, ya que contaba con un parking para clientes y se encontraba a un paseo de unos 15 minutos andando del centro. Cuando llegamos nos costó un poco encontrarlo, pero es bastante funcional y ofrecían desayuno incluido en el bar que tenían debajo.

¿Qué ver en Ljubljana?

Metelkova

Metelkova es el barrio más alternativo de la Ljubljana, y a nosotros fue uno de los sitios que más nos gustó del viaje. Sin duda, es un lugar de esos que no se puede describir con palabras y que hay que vivir para poder entenderlo.

Metelkova Ljubljana

Durante el Imperio Austrohúngaro en esta zona se asentaba un antiguo cuartel militar que posteriormente quedó abandonado. En los años noventa, Metelkova se convirtió en una colonia de artistas que, de forma voluntaria, comenzaron a pintar las fachadas y a revitalizar el espacio.

Artistas Metelkova

Hoy en día, Metelkova alberga una gran cantidad de clubes que ofrecen una música alternativa a un público de todas las edades que trata de huir de las discotecas más tradicionales. Además, también se organizan festivales de música, exposiciones de arte y multitud de actividades culturales que hacen este espacio aún más único.

Ciudad Metelkova

Si no vais muy informados, la primera impresión puede resultar un poco chocante. A nosotros nos llamó tanto la atención que fuimos dos veces. La primera vez estaba atardeciendo y había bastantes turistas haciendo fotos a las fachadas que resultaban aún más llamativas con las tonalidades naranjas que dejaba la puesta de sol. La segunda vez, madrugamos bastante para poder hacer fotos tranquilamente y allí solo había locales “durmiendo la mona” de la noche anterior.

Barrio Metelkova

A pesar de que en los carteles reclaman que “Metelkova no es un zoo” y critican abiertamente la presencia de los turistas, en ningún momento tuvimos sensación de inseguridad a pesar de que tratamos de molestar lo menos posible al personal fotografiando solamente las fachadas y obras de arte que puedes encontrar hasta en el rincón más escondido.

Metelkova

Castillo de Ljubljana

El castillo de Ljubljana, asentado sobre varios antiguos edificios defensivos en lo alto de la colina Grajska Planota, mantiene la construcción que llevó a cabo el emperador Frederik III de los Habsburgo en la segunda mitad del siglo XV para defenderse de los ataques del ejército otomano. El castillo ha servido como residencia real, cuartel militar e, incluso, como hospital.

Castillo Ljubljana

La subida al castillo es uno de los imprescindibles de Ljubljana. Desde el casco antiguo de la ciudad salen varios senderos que llevan al castillo. Nosotros nos decantamos por subir en el funicular (pagamos 4€) y bajar andando disfrutando de las vistas.

Si compráis la entrada del castillo (cuesta 10€ e incluye el funicular) se puede subir a la cima de la Torre de Observación y disfrutar de unas bonitas vistas de toda la ciudad. Nosotros íbamos mal de tiempo así que nos conformamos con las vistas desde el castillo y nos ahorramos subir los 100 escalones. La torre fue construida en el siglo XIX pero se llevó a cabo una ampliación en 1982.

Vistas Ljubljana

Cuando bajéis de la torre, podéis acercaros a ver la pequeña Capilla de San Jorge, una de las partes más antiguas del castillo dedicada al santo patrón de Ljubljana. Construida en 1489 y renovada en 1747, la capilla está decorada con escudos de armas de más de 60 gobernantes.

Además, durante todo el daño, el castillo ofrece una exposición permanente que recoge la historia del país y diferentes galerías de arte con exposiciones temporales. Durante los meses de verano podréis disfrutar de conciertos al aire libre e incluso un cine de verano.

Catedral de San Nicolás

La Catedral de San Nicolás es uno de los iconos de la ciudad, ya que su cúpula verde y sus dos torres gemelas es uno de los puntos más característicos de Ljubljana.

La estructura principal y la apariencia barroca de la catedral datan de la primera mitad del siglo XVII y se asentó sobre una antigua basílica romana. Su interior está decorado con numerosas obras de arte y las esculturas de los ángeles de Francesco Robba rodean el altar mayor.

Catedral Ljubljana

Las puertas de la catedral se construyeron en bronce en el año 1996 con motivo de la visita del Papa Juan Pablo II. La puerta de la entrada principal, es obra del escultor Tone Demšar y representa la historia del país, y la puerta lateral representa varios retratos de obispos eslovenos.

Plaza Preseren

La Plaza Preseren homenajea al poeta nacional esloveno France Prešeren y es un punto frecuente de reunión popular, siempre ambientado con música callejera y actuaciones en directo.

Desde que a mediados del siglo XIX se derribaron las murallas defensivas originales, la Plaza Preseren, que acogía una de las antiguas puertas de la ciudad, se ha convertido en uno de los espacios más concurridos, por donde seguro que acabarás pasando más de una vez durante tu visita.

En medio de la plaza, se encuentra el monumento que homenajea al poeta, cuya imagen aparece representada junto a la Musa de la Poesía sosteniendo un pequeño ramillo de hojas de laurel sobre su cabeza, así como extractos de sus escritos alrededor de la base.

France Prešeren se convirtió en un referente para el país por ser el primer poeta que escribió en esloveno. Si seguimos su mirada encontramos una pequeña estatua de Julija, su amor no correspondido.

Puente Triple

El puente triple de Ljubljana es otro de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. Su estructura tan característica combina un puente para vehículos del siglo XIX, que hasta entonces había sido de madera, con dos puentes peatonales construidos en los años 30 en los laterales, a los que se incluyeron un conjunto de lámparas y barandillas de piedra.

Cruzar por alguno de ellos es algo casi inevitable ya que conecta las dos zonas más importantes de la ciudad.

Iglesia de la Anunciación

La Iglesia de la Anunciación fue construida en el siglo XVI en estilo barroco junto a un monasterio franciscano que se encuentra contiguo, que data del siglo XIII. Ya os adelantamos que casi seguro que no os iréis de Ljubljana sin ver esta iglesia, ya que es reconocible al instante por su intenso color rosa.

Iglesia Anunciacion

Se dice que los franciscanos trataron de pintar la iglesia de rojo, como el color de la orden, pero que con el paso del tiempo se habría ido aclarando hasta alcanzar el peculiar color rosa que tanto llama la atención.

En su interior se puede disfrutar de un altar del siglo XVIII de Robba, y algunos frescos del siglo XV.

Anunciacion Ljubljana

Suponemos que porque era verano, habían instalado en el medio de la plaza una zona de “lluvia” falsa con un sistema de riego donde la gente se refrescaba y los niños se lo pasaban pipa.

Puente de los Dragones

El Puente de los Dragones cruza el río Ljubljanica en el corazón de la ciudad. Su nombre se debe a las cuatro poderosas estatuas de dragones que decoran cada una de sus esquinas y que refuerzan el simbolismo que tienen los dragones para la ciudad.

El color verde desgastado de los dragones, conjunta perfectamente con el de la cúpula de la Catedral que se deja ver al fondo.

Puente Dragones

Se construyó en el año 1901 para sustituir a un antiguo puente de madera y se considera una obra maestra del la arquitectura modernista que caracterizó la Secesión de Viena.

Además, el Puente de los Dragones de Ljubljana, no solo enamora a los amantes del arte sino también de la arquitectura ya que se trata de uno de los primeros puentes de hormigón armado de Europa.

Dragones Ljubljana

Mercado Central

Estrictamente hablando, el Mercado Central de Ljubljana es un edificio situado en la Plaza Vodnik. Sin embargo, la propia Plaza Vodnik se convierte en un punto álgido del ambiente del mercado acogiendo cientos de puestos de frutas, plantas, carne, queso, etc.

El mercado al aire libre forma un encantador bullicio y un punto de encuentro perfecto entre locales y turistas y se centra más en la ropa, souvenirs, y productos orgánicos. La parte interior abarca los productos como carne, embutido y pescado.

Mercado Central Ljubljana

Los puestos del mercado se montan a diario, a excepción del domingo. El día más concurrido es el sábado, especialmente por la mañana, aunque si no os agobia el gentío resulta curioso de visitar.

Plaza del Congreso

La Plaza del Congreso fue construida en el año 1821, pero alcanzó el máximo protagonismo el día 29 de octubre de 1918, cuando se convirtió en el emplazamiento donde se anunciaría la independencia del Estado de los eslovenos, croatas y serbios durante una masiva manifestación por la que siempre será recordada.

Hoy en día, la plaza acoge algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, como la Universidad o la Filarmónica Eslovena, así como el Parque Estrella diseñado por el arquitecto esloveno Jože Plečnik en 1930.

Universidad Ljubljana

Además de ser uno de los puntos de encuentro preferidos por los locales, en la Plaza del Congreso también se celebran multitud de actividades al aire libre. Cuando nosotros llegamos había un concurso de mates de baloncesto y había un ambientazo en la plaza.

Ayuntamiento

El Ayuntamiento se encuentra en la zona vieja de la ciudad y su fachada es de las cosas más características de Ljubljana. Cuando estuvimos nosotros, la fachada estaba en obras y no pudimos ver nada.

Ayuntamiento Ljubljana

El edificio fue construido en el siglo XV, aunque a principios del siglo XVIII fue modernizado al estilo barroco. Se organizan tours para visitarlo por dentro, pero nosotros no tuvimos tiempo.

Nebotičnik

En este edificio de 70 metros de altura, podéis encontrar las mejores vistas de Ljubljana. Desde aquí se puede ver toda la ciudad, los Alpes y el Castillo.

Hoy en día no parece una altura muy espectacular. Sin embargo, cuando se construyó en el año 1933, sus 13 plantas lo convertían en el noveno edificio más alto de toda Europa.

El edificio en sí es de oficinas, pero cuenta con una cafetería-restaurante en la última planta donde podéis disfrutar de las vistas. La entrada al edificio es gratuita, aunque suponemos que para poder estar tendréis que consumir algo.

Decimos suponemos porque nosotros no pudimos entrar. Nos acercamos el domingo y estaba todo cerrado, así que controlar los horarios antes de ir.

Actividades en Ljubljana

¿Dónde comer en Ljubljana?

La pregunta de dónde comer en Ljubljana nos parecía insignificante hasta que la primera noche nos pusimos a buscar un sitio para cenar. Era viernes y el centro estaba llenísimo de gente. Viendo los precios que tenían los únicos restaurantes que tenían sitio, a la desesperada acabamos metiéndonos en un restaurante chino, donde hay que reconocer que no comimos mal.

Al día siguiente, buscando información por los blogs, leímos sobre la pizzería Foculus y decidimos acercarnos a probar. Tuvimos suerte porque encontramos una mesa en la terraza, aunque el sitio también estuvo bastante concurrido toda la noche. El precio de las pizzas es normal y se encuentra a pocos pasos del río.

Mapa qué ver en Ljubljana



También podría gustarte...

Sin comentarios

    Dejar una Respuesta